Salud bajo la lupa; sin justificar 2 mil MDP

Compartir:

Convertida en la caja oscura del Gobierno de Sinaloa, la Secretaría de Salud ha estado permanentemente bajo la mira de la Auditoría Superior de la Federación, al igual que lo está ahora por no comprobar 2 mil millones de pesos gastados en 2013.

La Secretaría de Salud, dirigida por Ernesto Echeverría Aispuro, ha sido acusada en distintas ocasiones de mal uso de recursos públicos, compra de medicamentos a precios alterados y enriquecimiento ilícito de los funcionarios que la han dirigido.

También enfrenta una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República por no justificar en qué se utilizaron las partidas que el Gobierno federal le destinó para la construcción del Hospital General de Mazatlán, obra que quedó abandonada y de la cual el gobernador Mario López Valdez busca deshacerse al cederla a la Secretaría de la Defensa Nacional.

En 2013, según dictamen de las auditorías mayores federal y estatal, falta justificar plenamente el destino correcto de 2 mil millones de pesos, recursos que corresponden al Seguro Popular y otras partidas destinadas a la dependencia estatal.

Desde inicios de 2014, la Secretaría de Salud y Ernesto Echeverría protagonizaron escándalos por la supuesta corrupción derivada de compras a laboratorios Nadro, empresa a la que el Gobierno estatal le compró hasta 500% más caro el medicamento y otros materiales médicos.

Según la Auditoría Superior del Estado, por lo menos el 70% de los medicamentos incluidos en el contrato LPPN 54011002-002-11 de los Servicios Coordinados de Salud de Sinaloa con la empresa Nadro, S.A. de C.V. se pagaron por encima de los precios oficiales que establece el Catálogo de Medicamentos y Otros Insumos del Catálogo Universal de Servicios de Salud.

En febrero de 2014, el gobierno de Malova acusó penalmente a Héctor Ponce Ramos, quien fuera secretario de Salud en el sexenio de Jesús Aguilar Padilla, por uso indebido de recursos públicos por 16 millones de pesos, con base a una investigación que a mediados de 2012 inició la Unidad de Transparencia y Rendición de Cuentas del gobierno de Mario López Valdez.

El ex secretario de Salud se amparó ante la posibilidad de ser detenido y hasta la fecha no ha enfrentado ninguna sanción judicial por esa demanda derivada del expediente 861/2013.

Ahora el nuevo escándalo de uso indebido de recursos por parte de la Secretaría de Salud se da en momentos en que el secretario del área, Ernesto Echeverría Aispuro, cabildea con el Congreso la autorización para que se construyan los hospitales generales de Culiacán y Mazatlán, bajo el esquema de inversión público privada, comprometiendo por 25 años fondos federales que se entregarían a las constructoras.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.