Observatorio | El día que McEwen habló

Observatorio | El día que McEwen habló

Si algo le preocupa a Mario López Valdez es que la prensa nacional y extranjera hable mal de él o de su gestión como gobernador. La crítica en medios locales de información la ignora, desarticula, combate o bien la convierte en elogios a un costo económico muy caro, pagado con recursos públicos.

De piel demasiado sensible a la discrepancia, Malova pertenece a esa extraña casta de políticos que le gusta hacer reír al pueblo con sus excentricidades (se enmascara, baila, boxea, carnavalea y cantinflea) pero repele el disenso y lo combate. Si no tuviera el control, vía erario, de los medios con mayor audiencia, casi fueran unánimes los cuestionamientos por el cambio fallido y la alternancia fingida.

Tal intolerancia al desacuerdo explica la rápida operación que el Gobierno de Sinaloa llevó a cabo para desactivar los señalamientos que hizo Rob McEwen, propietario de la mina El Gallo ubicada en el municipio de Sinaloa, en reacción al robo de oro con un valor de 8.5 millones de dólares, cometido por un grupo armado el 7 de abril de 2014.

MacEwen declaró a medios internacionales que su empresa “lleva una buena relación con los cárteles de las drogas mexicanos, a quienes se debe pedir permiso cuando se desea explorar nuevas zonas”.

Eso bastó para que el gobernador interviniera directamente y moviera a los secretarios de Gobernación, Desarrollo Económico y Turismo para obligar a autodesmentirse al director de la compañía McEwen Mining.

Aunque en realidad el empresario canadiense dijo lo que la mayoría de los sinaloenses ya saben. Sinaloa, repartido en parcelas de poder de grupos criminales, es rehén de la delincuencia organizada que lo mismo en ciudades, zonas rurales y sobre todo en la región serrana posee el control de territorios que vigila a través de un ejército de halcones o punteros.

En Mazatlán se han denunciado desde 2012 hechos en los que células del narcotráfico imponen cuotas económicas a empresas con tal de dejarlas trabajar en paz. Uno de los casos documentados por las autoridades es el de una cadena de marisquerías que sufrió varios ataques a balazos al negarse a pagar la protección ofrecida por el hampa.

frase_observatorioEn colonias y zonas residenciales de Culiacán, es visible la presencia de gente armada que sigue a vehículos o personas que no identifica como parte del sector y por lo tanto las marca con la sospecha. La red de vigilantes se ve y se siente sobre todo en altas horas de la noche cuando la alta delincuencia impone una especie de toque de queda.

Muchos empresarios, grandes y pequeños, ocultan por miedo las amenazas o chantajes que reciben por parte de células criminales. Otros saben que es mejor, como lo hace McEwen, llevar una buena relación con el narco: no meterse con ellos. Dejarlos hacer, decir y tener.

Solo que el inversionista canadiense tuvo La ocurrencia de declararlo a medios extranjeros. Y toda la maquinaria callaverdades se activó en Sinaloa para retractarlo.

Soñar despiertos

Si un solo candidato auténticamente independiente gana la elección en algún distrito electoral de Sinaloa, el próximo 7 de junio, ahí habrá una señal que significaría el principio de la lucha social contra los políticos y gobernantes por antonomasia traicioneros y corruptos.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Leave a Comment