¡ESTOY SEGURA! | Carolina es hombre, pero ya decidió que no por mucho tiempo…

¡ESTOY SEGURA! | Carolina es hombre, pero ya decidió que no por mucho tiempo…

Discriminación, acoso laboral, violencia y aislamiento, son problemas que la mujer enfrenta en su día a día. También Carolina, hombre que se ha asumido como mujer y desea cambiarse de sexo, sufre las consecuencias de su condición.

Decidió que quería ser mujer y cambiarse de sexo hace 6 años. Aunque aún no lo logra, el cambio vino porque siempre ha tenido afinidad por lo femenino y sintió que su personalidad ya no encajaba con su físico ni su comportamiento ante la sociedad.

estoysegura_interior
En México, el matrimonio homosexual está reconocido en el Distrito Federal y Quintana Roo.

Su nombre es Sinué de Jesús Pérez Angulo, aunque prefiere llamarse Carolina Elizabeth Rico Aldama, como consta en la firma de su credencial de elector y en su perfil de Facebook. Y como cualquier mujer de la actualidad se tiñe el cabello, se pinta las uñas, se maquilla y cuida sus manos.

Y si bien no ha tenido la oportunidad para someterse a una cirugía de reasignación de sexo, ha hecho todo lo posible para que, por lo menos en apariencia, su cuerpo sea lo más femenino posible: desde usar ropa de mujer hasta someterse a tratamientos hormonales. Aunque enfrenta diariamente el rechazo, la discriminación y los señalamientos sociales, es esta situación la que le ha dado más fuerza a la decisión de asumirse como mujer ante todos.

En entrevista con ESPEJO, Sinué, o Carolina, habló de sus convicciones, su relación con su familia y amigos, y los conflictos que le causa vivir en un mundo que todavía no acepta del todo la diversidad sexual

ES-cuadro_1—¿En sí, qué clase de persona te consideras?

—Una persona normal, como cualquier otra.

—Bueno, ¿qué etiqueta suelen ponerte?

—Me dicen travesti, pero no es que solo me guste vestirme de mujer… yo me siento mujer.

—¿En qué momento tomas conciencia de que quieres ser mujer?

—Hace 6 años. Fue cuando me harté de esconderme y dejé de tener miedo del qué dirán, de que me fueran a atacar en la calle. Dije: “hasta aquí”, ya no me va a importar la discriminación.

—¿Cómo fue el cambio entonces?

—Al principio sí fue difícil. Siempre salía con miedo de que me golpearan en la calle y hubo 3 ocasiones en las que me asaltaron y hasta me apuntaron con una pistola en la cabeza. Fue un taxista y desde entonces no me subo a un taxi que no sea recomendado por algún conocido o alguien de confianza.

—¿Cómo era tu vida antes de tomar la decisión?

—Equis. Sobria, vacía, me hacía falta algo. No era yo; más bien era como una máscara y aparentaba ser alguien que no soy. Era una persona muy introvertida, no hablaba, me relacionaba con muy poca gente y todo me daba coraje porque no tenía el valor necesario para ser yo.

—¿En qué momento se detonó el cambio?

—Fue por mi ex. Ella es bisexual y se dio cuenta lo que pasaba conmigo. De alguna forma ella me dio alas porque me dijo que iba a respetar cualquier decisión que tomara. Es la madre de mi hijo y fue un gran apoyo en ese momento, fue esa aceptación lo que necesitaba y con eso basta y sobra.

ES-cuadro_3

—¿Cómo es tu relación con la familia después de eso?

—Mi papá no lo acepta. Mi mamá lo ha tomado bien aunque a veces sí me hace algún comentario. Mis hermanos me respetan, nunca he tenido ningún problema con ellos. Mis parientes son los que no lo han tomado tan bien; hay mucha gente que ya no me habla pero es decisión de ellos, yo igualmente los respeto.

—Háblame de la operación de cambio de sexo…

—Sé que es algo difícil y no tengo los medios en este momento. Pero nada es imposible, y entre más pasan los años, más me convenzo de que quiero hacerlo. Tal vez no en el corto plazo, pero es algo que quiero hacer algún día. Es complicado porque te sometes a un tratamiento hormonal y los médicos tienen que estar seguros de que no va a haber arrepentimiento, porque una vez que se hace la operación… no hay vuelta atrás.

—¿Y tú estás seguro?

—¡Estoy segura! El camino es largo, pero sé que algún día lo voy a hacer.

—¿Has tomado hormonas alguna vez?

—Sí. Tomo estrógenos. Cuando puedo hacerlo con frecuencia lo hago una vez cada semana o cada 2 semanas. Cuando no, lo hago una vez cada 2 o 3 meses. Eso está mal porque descontrolo mi sistema natural del cuerpo y me causa cambios de humor. Te vuelves más vulnerable sentimentalmente, se feminiza tu cuerpo, hay personas que tienden a engordar. Pero entre más joven empieces a aplicar las hormonas, mayores efectos de feminización vas a tener. Te lo venden sin receta en las farmacias, cualquiera lo puede comprar.

ES-cuadro_4—¿Cómo es la vida ahora que te aceptas como eres?

—Es difícil en el sentido laboral, sobre todo. Si encuentro un trabajo tengo que vestirme como hombre porque no se me permite arreglarme o maquillarme por el qué dirán de los jefes. Existe el supuesto temor a que se pierdan los clientes. Es difícil porque las personas que sí puedenhacerlo, es porque tienen dinero, y me frustra el yo no poder. Hay otras personas que trabajan en la prostitución ytambién pueden hacerlo pero yo nunca podría. Prefiero morirme de hambre.

—¿Tu situación laboral cómo es?

—Ha pasado de todo. En algunos lugares me han pedido que me corte el pelo, en otros me han acosado, se han burlado de mí, e incluso he terminado peleándome con los empleados. En mi último trabajo, en Recursos Humanos nunca me hicieron caso, incluso he tomado fotos y videos y me dijeron que no dijera nada. Terminé renunciando.

—Tuviste un hijo producto de tu relación…

—Sí, pero su mamá se lo llevó a otro estado y perdí todo contacto con él hace un año. Incluso intenté demandarla pero en el Ministerio Público me dijeron que no procedía porque ella es la madre directa y está en todo su derecho. Cuando estábamos casados yo era el que se hacía cargo de él, y cuando nos separamos yo me hice cargo de él durante seis meses. Luego nos peleamos y con engaños se lo llevó a otro estado.

—¿Cuántas relaciones sentimentales has tenido?

—Formalmente solo con la mamá de mi hijo. Antes de eso tenía una relación por internet con una amiga de Mazatlán pero nunca se concretó nada. Y en este momento no me interesa una relación con nadie, ya superé la de mi ex, pero todavía no quiero involucrarme.

—¿Ya te vestías de mujer antes?

—Desde los 8 años. Siempre me ponía a escondidas los vestidos de mi mamá, prácticamente desde que tengo memoria me han gustado esas cosas.

—¿De dónde surge el nombre de Carolina?

—Es un nombre que me ha gustado desde que era niño. Cuando me lo cambié no quería usarlo porque una amiga se llama igual. Quise usar Karla pero no me sentía cómoda y finalmente terminé optando por Carolina. Fue el nombre que usé cuando empecé a participar en certámenes de belleza.

—¿Cuándo fue la primera vez que participaste en uno?

—Desde marzo de 2011. La primera vez fue en un concurso de la primavera, y cuando quise entrar a un concurso de Miss Culiacán Gay, mi ex, al principio no estuvo de acuerdo. Y de ahí ya han sido varios a la fecha.

ES-cuadro_2


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Leave a Comment