La Fiesta de la Pitaya | El manjar sinaloense

La Fiesta de la Pitaya | El manjar sinaloense

Compartir:

En su tercera edición, la Fiesta de la Pitaya ofrece danza, muestra gastronómica y conferencias

De sabor exquisito y altas propiedades nutricionales y curativas, la pitaya fue utilizada como materia prima para hacer distintos alimentos: tamales, pan, chocolate, gelatina, agua fresca, crepas, flan, ensalada, mermelada, nieve… todo un manjar dispuesto para los paladares.

El fruto así lo amerita. Su sabor dulce, carnoso, es un deleite que solo es posible disfrutar dos meses al año. Crece en toda la geografía sinaloense, pero principalmente en las faldas de los cerros o las orillas de los arroyos.

Traídas desde San Ignacio, Badiraguato y Arroyo Grande, Sanalona, en el patio del Museo de Arte, las mostraron en algunas de sus posibilidades culinarias, como se ha hecho desde hace tres años con la fiesta, que en su honor organiza el Isic y el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Sinaloense A.C.

Lo que se busca es contribuir al rescate y preservación de este fruto que es parte del patrimonio cultural y natural de la región, pero que está en riesgo de desaparecer.

Por eso, familias recolectoras de distintas comunidades, estudiantes de gastronomía, bailarines, artesanos y especialistas en el tema dedicaron una tarde para resaltar las bondades de las pitayas.

Una de ellas fue la señora María Elena, una mujer que sobrepasa los 60 años y que junto a sus hijos, nietos y nueras recolectan el fruto, que acaba cuando las primeras lluvias arrecian.

En Arroyo Grande, Sanalona, contó que desde hace unos días se encuentran las pitayas, que venden a la orilla de la carretera.

Cortarlas no es difícil. Solo afirmó que se tiene que aguantar un poco el calor, pero todo lo paga el sabor que en ellos también disfrutan en casa generalmente, como agua para acompañar la comida.

“Nomás llegan las lluvias y se acaban, por eso uno debe aprovechar la temporada. Uno se las come heladas, también hacemos agua fresca. Se licuan y se les pone azúcar y queda lista”, comentó.

Junto a la familia, otros más también ofertaron distintos tipos de pitayas: las rojas, las amarillas, dependiendo de su origen.

Jaime Félix Pico, coordinador del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Sinaloense A.C., mencionó que estas pertenecen a la familia vegetal, cactáceas, de las cuales Sinaloa tiene cerca de 1500 especies, de las que 44 son nativas del estado.

“Entre ellas se encuentra la especie Laphocereus, conocida en Sinaloa como senita, sinita barbona, músaro, de forma de arbusto con ramas cilíndricas de 5 y 6 costillas que producen flores pequeñas y tiene por fruto una variedad de pitaya”, mencionó.

La Fiesta de la Pitaya es la celebración de la identidad de los sinaloenses, que habrá de convertirla en una tradición cultural.

 

_TUB3964OK

La muestra incluyó más de 30 productos realizados con pitayas.

 

_TUB3925OK

Danzas indígenas son ejecutadas para la prosperidad de los frutos rojos.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.