Transforma vidas | Entrevista con Luis Márquez, director general de Ludus Magnus

Transforma vidas | Entrevista con Luis Márquez, director general de Ludus Magnus

Compartir:

Hace solo un año nació esta empresa que retoma el nombre de la antigua escuela romana de gladiadores y la revive en la actualidad. Hoy, cerca de 800 personas de todas las edades confían cada mes en sus programas para conseguir sus objetivos, sin importar cuáles sean.

Lo mueve una idea: transformar vidas. Y Luis Humberto Márquez Cañedo la sigue todos los días desde que amanece hasta bien llegada la noche en Ludus Magnus, centro de entrenamiento funcional y nutrición evolutiva y deportiva que está cambiando el cuerpo, mente y espíritu de cientos de culichis.

La suerte es lo más parecido a levantarse a las 4 de la mañana y acostarse a las 10 de la noche todos los días. En realidad no hay suerte en esto; es trabajar todos los días igual de duro como si fuera el primero.

Luis Márquez, director general de Ludus Magnus.

Pero Luis Márquez, hombre de 35 años, macizo y de estatura media, no deja nada al azar. Para él, dice, todo es producto de la causalidad. Y no hay duda del porqué lo afirma.

Si algo lo distingue es que le gusta estudiar y llegar al fondo de aquello que represente nuevos conocimientos que luego emplea. Así pasó con el deporte, el fitness y la nutrición: comenzó practicándolos, los estudió, aprendió y los aplicó.

Sin que lo diga, su habilidad de tomar muy en serio lo aprendido y su pasión por el deporte y el bienestar físico, que sí expresa abiertamente, lo han llevado a alcanzar el éxito en poco tiempo. Hace solo un año que nació Ludus Magnus, empresa la romana de gladiadores y la revive, pero hoy cerca de 800 personas de todas las edades confían cada mes en los programas de este ingeniero de profesión y su equipo para conseguir sus objetivos, sin importar cuáles sean.

Aunque para que lograrlo Luis Márquez primero tuvo que llegar a la cima, descender y empezar de nuevo desde abajo. Ludus Magnus es su segundo negocio en el mundo del fitness. El primero fue Q Studio, que emprendió en sociedad con otra persona y con el que logró establecer 5 sucursales en 9 años. Pero en 2014 la visión empresarial de ambos tomó diferentes rumbos y la empresa cerró.

Luis lo recuerda y lo califica como un aprendizaje. “Fue la escuela que me preparó para hacer lo que estamos logrando ahorita”, expresa en entrevista con ESPEJO.

ludus_magnus1

—¿Qué diferencia a Ludus Magnus de otros centros de entrenamiento?

—Tenemos servicios de atención para todo tipo de personas. Nuestro éxito es que no sesgamos ni seccionamos a las personas en su empresa por tener un mejor cuerpo o ganar salud. La diferenciación radica en eso, en que damos atención a todo tipo de personas, en prácticamente todas las condiciones físicas posibles. Así que tenemos gente desde los 8 hasta los 80 años que vienen con diferentes metas y para lograr resultados, que es a lo que nos dedicamos, a lograr resultados.

—¿Cómo impacta Ludus Magnus en sus clientes?

—De la visión y el punto de vista diferente pero profesional. No nos quedamos con lo que el mercado sigue, que son modas. Nosotros vamos a imponer estructuras de trabajo, a desarrollar programas que estén en función de lo que la gente necesita, y sobre todo de lo que la ciudad esté dispuesta a hacer para beneficiarse. Tenemos por estructura el estar siempre estudiando e investigando. Nos caracterizamos por tener tecnología de punta en los entrenamientos, tener las mejores teorías de entrenamiento y nutrición, y no solo generadas por nosotros, sino avaladas por muchos países que están en punta en esto.

ludus_magnus3

Sin máquinas

Mientras Luis Márquez habla en su sobria oficina de paredes grises, afuera, un amplio espacio abierto, se escucha el rumor de la gente ejercitándose y las instrucciones del entrenador que los motiva. Pero contrario a los gimnasios tradicionales, aquí no hay máquinas. No hay necesidad, explica Luis, el ser humano es la mejor máquina creada por la naturaleza. “Lo que hacemos es enseñar a las personas a utilizar su cuerpo y a moverse correctamente. Es parte del entrenamiento funcional y lo que nos apasiona, transformar vidas”.

—¿Qué se necesita para iniciar un proyecto exitoso?

—Muchas ganas, mucha valentía y comenzar cuando ya está terminado en tu cabeza. Necesitas tener un plan maestro para tu vida y tu negocio. Porque cuando uno u otro no van es cuando se generan los mayores problemas.

—¿Crees que haya una edad para emprender?

—No creo que haya una edad para emprender, pero creo que hay un tiempo de aprendizaje en el emprendimiento. Creo que tienes que madurar hasta cierto punto para poder lograr afianzar lo que emprendes. La misma experiencia y desarrollo de lo que emprendes te van dando la madurez para ser sólido y mantener la línea.

—Y considerando tu experiencia, ¿cómo se logra crecer en los negocios?

—Platicando con unos conocidos hace poco me hablaban de la suerte que había tenido de tener este éxito. Yo les decía que sí, que la suerte es lo más parecido a levantarse a las 4 de la mañana y acostarse a las 10 de la noche todos los días. En realidad no hay suerte en esto, es trabajar todos los días igual de duro como si fuera el primero.

ludus_magnus2

Evolución constante

Ingeniero agrónomo de profesión, Luis Márquez compaginó por algunos años su profesión con su pasión, pero su personalidad inquieta y su visión lo llevaron a dedicarse de lleno al fitness, nutrición, entrenamiento funcional y a evolucionar, como él define el emprendimiento. “Esa es la meta de todos los días, estar renovando constantemente la ambición de ser mejor, evolucionar en el aspecto empresarial, familiar y personal. Creo que no podría estar en otro negocio que no me permitiera cumplir metas todos los días en lo personal, de la gente que trabaja conmigo y mis clientes”.

—¿Qué es lo que más disfrutas de emprender?

—Empezar algo nuevo todos los días. Cada persona que llega a Ludus Magnus es un proyecto nuevo.

—¿Con qué obstáculos te has enfrentado como empresario?

—Con todos los que te imagines. Desde competencia desleal hasta miedo al crecimiento y al desarrollo, también la falta de visión, por la situación empresarial en la que estaba. Pero creo que todo está en hacer lo que te gusta, hacerlo con pasión y en ser agradecido.

—¿Y qué tropiezos has tenido?

—He sabido sortear los tropiezos con decisiones tomadas con base en análisis y en aprendizaje, porque no puedo omitir que ya tuve una empresa, la cual no fracasó pero fue una gran escuela. En lo personal, creo que no existen tropiezos cuando estás preparado y tienes el conocimiento adecuado de tu negocio. A estas alturas, 20 años de hacer lo que hago, no es que sepa todo, pero creo que he pasado por suficientes cosas para tener un poco más de reservas al momento de tomar decisiones.

—¿Qué significan los fracasos para ti?

—Aprendizaje, completamente. Es el mejor MBA* que puedes tomar. Luis Márquez es consciente de que como él, otros emprendedores se toparán como desafíos y obstáculos en su aventura empresarial, así que a ellos les aconseja que por nada se rindan ni desistan. “Problemas siempre habrá, lo importante es tomar el problema, aprender de él y renovarte. Cada problema es una oportunidad de hacer las cosas distinto”.

FOTOS: Jesús Herrera/Revista ESPEJO


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir:

Deja un comentario