Tema de la semana | Jornada negra: Nochixtlán, SAT vs Noroeste y “brexit”

Tema de la semana | Jornada negra: Nochixtlán, SAT vs Noroeste y “brexit”

Compartir:

En sincronía preocupante, tres hechos relevantes—uno del ámbito local, otro nacional y el último del contexto internacional—aportan al escenario complicado de un México que un día amanece en la incertidumbre y al siguiente en la ingobernabilidad, debido a errores que, eso esperemos, sean producto de la impericia y no de la alevosía y ventaja con que suele actuar el Gobierno.

El domingo 19 de junio nuestro país sufrió otra consecuencia de la injusta cadena de daños que ha resistido durante los casi cuatro años del sexenio de Enrique Peña Nieto, sobre todo por convulsiones sociales en las que el derramamiento de sangre ha sido el desenlace trágico. En Nochixtlán, Oaxaca, redundó la irracionalidad de dos entes confrontados: Gobierno y magisterio.

Lo que dejó como saldo muertos, heridos, detenidos liberados con asombrosa rapidez, comercios saqueados, constitucionalidad alterada y autoridades obligadas a adoptar el diálogo largamente pospuesto, solo fue la reiteración de tiempos aciagos que con precisión cronológica han anticipado hechos como Ayotzinapa, Tlatlaya, la corrupción evidente en las “casas blancas” de la familia y gabinete presidencial, entre otros escándalos.

Por si ello fuera poco, la semana que concluye aportó un elemento de carácter local que potencia la sospecha del uso de las instituciones del Estado Mexicano contra los divergentes al régimen peñanietista. La embestida fiscal contra el periódico Noroeste, pese a las negociaciones en tránsito a un acuerdo con el Sistema de Administración Tributaria, traen un dejo de sospecha respecto a la intención de anular, o al menos aplacar, a un medio de comunicación de línea editorial independiente.

Y luego vino el “brexit” a meter a la economía mundial en una ola de incertidumbre, sobre todo a naciones con haciendas vulnerables como es el caso de México que de inmediato anunció el recorte de 31 mil millones de pesos al gasto público de 2016. El efecto sorpresa en la decisión del Reino Unido para separarse de la Unión Europea vuelve impredecible el efecto directo o colateral que esta medida trae consigo.

Estos tres eventos desafortunados, distantes y concatenados a la vez, agravan la angustia social en México por no saber a estas alturas si el presidente Peña Nieto y su equipo tienen la voluntad y capacidad para recomponer el rumbo de un país en exceso golpeado. Frente a flagelos como la violencia, corrupción, pobreza y desesperanza, no existe tiempo para desperdiciarlo en experimentos políticos.

El resultado electoral en los 12 estados que celebraron votaciones el reciente 5 de junio muestra el desencanto ciudadano ante un gobierno, el que encabeza Peña Nieto, que rescata de un ayer aciago los peores vicios, prácticas y fantasmas que en el México nuevo no tienen razón de ser, excepto que una clase política involutiva pretenda reimplantarlos.

¿Qué sigue en México? Sin duda el sostenido esfuerzo de los mexicanos por recuperar el país y reforzarlo en la viabilidad económica política y social. Cuando sucesos internos y externos nos jalan hacia el tobogán de la incertidumbre, es el momento de hacer palanca para que las adversidades no nos arrastren.

¿Tenemos un presidente dispuesto a rectificar hacia un país de leyes, de honestidad en el servicio público y con condiciones adecuadas para que el trabajo lícito triunfe por encima de apetitos delincuenciales o anárquicos? Tenemos que saberlo pronto.

 

 

 

POST volta


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir:

Deja un comentario