Robo a Pemex en Sinaloa | Narcos y peones ‘ordeñan’ y se dan la mano

Robo a Pemex en Sinaloa | Narcos y peones ‘ordeñan’ y se dan la mano

Compartir:

Cuando a Juan Carlos le preguntan cómo le hizo para dejar la ruina en que vivía responde que se encontró una vaca que nunca deja de dar leche. Y en efecto, todos los días se gana sus 500 pesos que le garantizan el sustento, vendiendo cien litros… pero de gasolina.

Expescador en las bahías de Angostura, dejó la panga y atarraya para adoptar el bidón. Al mes le chupa a los ductos de Petróleos Mexicanos unos tres mil litros de gasolinas magna y diésel, modesta contribución ilícita a los 17.6 millones de litros que anualmente roban en el país a los ductos de Pemex.

La caída del sol es el aviso para que enfile la bicicleta hacia la región de Calomato, municipio de Mocorito, donde descubrió el venero de gasolina. Se trata de perforaciones sencillas a ductos sobre las cuales se ha colocado una válvula, la llave de paso y la correspondiente manguera.

De ida o de vuelta, avanza entre las veredas en el monte divisando al frente y los lados, pero nunca deja de ir contento. Chifla las canciones de Julión Álvarez y saluda a los que encuentra a su paso, a pie o en camionetas, en la misma tarea de rapiña de combustibles.

ductos-2
Tomas clandestinas en Sinaloa.

Nunca ha visto indicios de vigilancia y si encontrara policías o soldados ya tiene la artimaña lista. “Tengo visto un panal por este mismo rumbo y les diré que voy a cortarlo”.

 

—¿Y los bidones?

­—Mira, si yo quisiera trajera tambos de 200 litros, pero no, yo robo de a poquito, nomás para darles de comer a los plebes —se justifica mientras llena dos depósitos de plástico de 50 litros cada uno, maniobra que le quita menos de diez minutos, en lo que opera la ordeña y coloca colgando los garrafones, uno a cada lado de la parrilla de la bici.

 

—No. Me refiero a que cómo vas a justificar los dos bidones que traes.

—Pues les digo que no sé cuántos litros de miel le saque al panal y que Dios es muy grande. Prefiero que me sobre a que me falte espacio.

Es una actividad que realiza bromeando, chiflando y despreocupado, sin medir el peligro y el delito. Al rato hará entregas a dos domicilios y uno que otro cliente le llegará a la puerta de la casa.  “Ya la tengo vendida, a la sorda, a 5 pesos el litro y sí me piden más pero hasta ahí llego, no surto más”.

 

Juan Carlos tiene dos vacas flacas en el corral de su casa, pero esta es la ordeña que más le reditúa. Pequeña o grande, él ya tiene una de las empresas criminales que imperceptibles o expuestas florecen a lo largo de la costa sinaloense.

 

LITROS QUE FALTAN     

Es muy sencillo sumarse en Sinaloa a la red de quienes roban gasolina en el ducto Topolobampo-Mazatlán. Se trata simplemente de tres pasos: ubicar un punto en despoblado, perforar la tubería y tener una red de compradores. De ahí en adelante, lo demás es negocio.

Los operativos de seguridad en la zona que atraviesan los ductos en el norte de Sinaloa, la franja costera de Guasave y Angostura, son casi inexistentes. Patrullaje aleatorio, revisión también al azar en domicilios de las comunidades cercanas a la red de Pemex y luego la vigilancia desaparece.

Pero más allá del llamado “robo hormiga”, la magnitud del problema es escandalosa pues de acuerdo con el informe que en diciembre de 2015 presentó Pemex al Senado de la República, el fenómeno de robo de gasolina registra un aumento demasiado veloz, cálculo que se basa solo en el combustible recuperado.

En el año 2000 se detectaron en México 155 tomas clandestinas y para finales de 2015 se localizaron 4,239, incremento de 2,700%, un promedio de 180% anual. En volúmenes, de 2 millones 720 mil litros robados en 2010, para el cierre de 2014 pasó a 17 millones 648 mil litros.

En cuanto a la recuperación de volúmenes extraídos ilegalmente de sus ductos, Pemex presenta el siguiente cotejo:

 

AÑO      LITROS ROBADOS

2010       2 millones 425,598

2011       5 millones 115,865

2012      1 millón 363,117

2013      9 millones 138,384

2014     17 millones 648,680

 

Y la incidencia respecto al número de tomas clandestinas detectadas también va en aumento (ver tabla).

ductos-tabla

 

LOS MOTIVOS DEL LADRÓN

En Sinaloa, igual el sicario que el peón agrícola o el campesino ordeñan los ductos de Pemex sin más pretensión que sortear la racha mala por la que atraviesa cada uno en su contexto. El primero por la caída del tráfico de drogas en el norte de Sinaloa y el segundo porque es pobre, casi en lo linderos de la indigencia.

Se ayudan unos a otros siempre y cuando no sobrepasen una regla no escrita. El pistolero del narco llena tanques cisternas y pipas para distribuirla a maquileros y gasolineras, mientras que los otros sustraen en cantidades pequeñas, con fines de subsistencia, para venderla al menudeo.

Un informe de la Procuraduría General de la República (PGR) ubica altos niveles de sustracción ilegal de gasolina de los ductos de Pemex en Culiacán, Angostura y Mocorito, así como robos más moderados en el resto de los municipios norteños.

En la zona de Pericos a Culiacán, marcada con rojo por la alta incidencia, la PGR considera que las células de pistoleros al servicio del narco han tenido que buscar otras alternativas delictivas debido a que la actividad criminal del cártel de Isidro Meza Flores, el Chapo Isidro, se ha inhibido desde finales de 2015 y sus sicarios migraron al robo de combustibles, secuestro, extorsión y asaltos en carreteras.

Únicamente en la franja Pericos-Culiacán se han detectado 50 de las 150 tomas clandestinas que operan en el estado, calculándose que al día se chupan hasta 20 mil litros de gasolinas magna, premiun y diésel.

En la misma investigación, la Fiscalía General resuelve que aun cuando son grupos armados los que controlan el negocio de la venta y suministro de gasolina robada, existen arreglos con habitantes de la región para que integren una red de protección a cambio de permitirles utilizar las ordeñas para volúmenes menores.

Y sí. Esa alianza ilegal le da tranquilidad a Juan Carlos, el peón que cada atardecer acude —dice— a ordeñar la vaca que nunca deja de dar leche. Él, al igual que muchos de paz o de armas, en menos de dos horas obtiene lo necesario para que nada falte en la mesa de su hogar.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.