Encuentran granada en Culiacán | Entre la psicosis y la desinformación

Encuentran granada en Culiacán | Entre la psicosis y la desinformación

Prácticamente sitiada por agentes federales y elementos de las Fuerzas Armadas que buscan dar con los responsables del asesinato de cinco militares, la capital sinaloense se ha convertido en una especie de “zona minada” por el temor colectivo: en cualquier momento, como ocurrió este martes en el Malecón Nuevo, aparece una granada de fragmentación y estallan juntas las especulaciones y el miedo.

—¿Ya supiste? ¡Mataron a un hombre ahí en el puente!
—¿Pero cómo? ¡No se escucharon balazos!

—Pues han de haber usado silenciador, porque está lleno de soldados y policías y está un hombre tirado, por ahí por donde bajan los carros del puente de la Isla Musala.

 

granadapsicosis
La granada y el pánico.

Como reguero de pólvora

Vecinos del lugar fueron aproximándose a la escena del crimen y poco a poco se fue expandiendo la noticia: “Un portal de noticias ya publicó en internet que un hombre amenazaba a los policías y soldados con arrojarles una granada de fragmentación”, dijo uno de ellos con su smartphone en mano.
Incluso el mismo reporte señalaba que el sujeto al parecer padecía de sus facultades mentales.
Otra versión de los hechos, de un medio de comunicación estatal, que compartió otro vecino informado, decía que el sujeto realmente podaba el pasto de un predio cercano al puente que comunica la Isla Musala con el bulevar Universitarios cuando se encontró la granada. Nunca señalaba que padecía de sus facultades mentales y sí en cambio que lo primero que pensó fue reportar el hallazgo a las autoridades.
Un curioso más llegó con otro reporte que dejaba entrever que el mismo hombre se había atado la granada en la mano izquierda con algún tipo de cinta adhesiva.
Pero las versiones no paraban:

—¡No!, dicen que es un indigente que se encontró una granada cuando estaba escarbando.

 

FOTO: Rashide Frías/ Cuartoscuro.
Policías por todas partes.

La granada y sus efectos
El hecho ocurrió minutos después de las 16:00 horas en el sitio donde todas las versiones señalaban: una gaza del puente que lleva del bulevar Universitarios a la Isla Musala, a un costado del fraccionamiento Riveras del Tamazula.
El hombre aludido realmente transitaba por el lugar y se topó con el artefacto explosivo, mismo que estaba encintado porque no tenía espoleta. Eso fue lo que lo hizo llamar a las autoridades pues él había empezado a retirar la cinta y se asustó.
Después de llegar policías de distintas corporaciones, quienes acordonaron esa área, se reportó el hecho al equipo especializado en el manejo y control de explosivos del Ejército mexicano, quienes arribaron al lugar para retirar la granada de la vía pública.
Detrás del hecho quedó la evidencia de un Culiacán sensible frente a la violencia, alterado por la ola delictiva que ha empezado a invadir no solo a la capital, sino a otros puntos del estado, sobre todo después de la violenta emboscada en donde murieron 5 soldados y 10 más resultaron heridos, además de un paramédico de la Cruz Roja, hechos del viernes 30 de septiembre.
La movilización por tierra y aire de soldados, policías federales y estatales por todos los sectores de Culiacán, es un ingrediente que mantiene expectante a la población, y temerosa, porque sienten que en cualquier momento, como apareció la granada este martes, puede toparse con un operativo o enfrentamiento que siembre el pánico… que de por sí pende de alfileres.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]