Armando Heráldez en el Stase | Servil con ‘Malova’, seductor con Quirino

Armando Heráldez en el Stase | Servil con ‘Malova’, seductor con Quirino

Compartir:

Adicto al poder, Armando Heráldez Machado busca consumar el tercer periodo como dirigente del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado (Stase), reelección impulsada desde el despacho del gobernador Mario López Valdez, quien debe a los burócratas alrededor de mil millones de pesos en cuotas retenidas y prestaciones incumplidas.

La tibia postura de Armando Heráldez frente a un gobernador que ha dado el peor trato al Stase le valdrá la segunda reelección, si es que el movimiento inconforme resulta incapaz de detener a quien sus agremiados llaman “el espíritu de Fidel Velázquez” en el sindicalismo sinaloense”.

Desde el 2 de mayo de 2011, Heráldez ha dirigido al sindicato burócrata tomado de la mano de Mario López Valdez. Colmado de privilegios, atenciones y elogios, el tercer piso de Palacio de Gobierno lo ha ganado como leal, aunque los trabajadores que representa lo hayan perdido como gestor y defensor.

Aunque la convocatoria para elegir al nuevo dirigente se publicará hasta enero de 2017, Heráldez ya envió a delegados afines a decir que buscará la reelección por segunda ocasión. En conferencia de prensa del pasado 8 de noviembre, Rafael Rivera Montoya, delegado heraldista, abrió las puertas para que el actual dirigente sindical alargue a nueve años su permanencia en el cargo.

El argumento que esgrime es engatusador: “Quirino Ordaz, gobernador electo, me ha pedido que continúe al frente del sindicato”, dice luego de haber sostenido durante meses el discurso de que no buscaría la reelección.

Esto ha potenciado la inconformidad de un gran segmento de burócratas estatales pues deploran el absurdo en las nuevas reglas de elección de dirigente las cuales establecen que quien resulte electo durará solo un periodo de 6 años como secretario general. “Esto es lo que hace ofensiva y abusiva la tercera participación de Armando Heráldez en el proceso de designación de dirigente”, acusan sus opositores.

En abril de 2011, Heráldez fue electo por primera vez como secretario general del Stase, luego en el mismo mes de 2014 debió convocar a renovar el Comité Ejecutivo, pero no lo hizo y mediante la manipulación de delegados dio por consumada su reelección. Ahora pretende seguir al frente de dicha organización sindical al participar en la votación de abril de 2017 y para ello opera una estrategia de seducción hacia el gobernador electo, así como el hecho de cooptar de 102 de los 128 delegados que le asegurarían el triunfo.

heraldez-malova
Heráldez elogia a Malova. ¿Y el adeudo con el Stase?

Los trabajadores de la unidad administrativa estatal son testigos de la asidua permanencia de su líder en las oficinas del gobernador y del secretario general de Gobierno, Gerardo Vargas Landeros, sometimiento al actual régimen que los lleva a dudar de que Quirino Ordaz impulse la reelección de Heráldez.

Desde las oficinas de López Valdez y Vargas Landeros, sospechan, se opera la reelección en la misma táctica que Malova intentó en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo para perpetuar a magistrados que le cuidaran la espalda incluso una vez que deje el cargo.

“El gobernador quiere dejar a gente de toda su confianza al frente de cargos claves. En este caso mantener incondicional al líder del sindicato, ya sea para que a la hora en que tenga que rendir cuentas no salga a relucir el adeudo que tiene con los burócratas —estimado en mil millones de pesos— o para que el Stase salga a defenderlo en caso de que la justicia lo requiera”, reflexiona un trabajador del área de Desarrollo Económico.

Lo que perciben los afiliados al Stase es que con el respaldo de delegados afines, a los que beneficia con los privilegios que otorga el gobierno de Malova, pretenda Heráldez imponerse por tres años más y borre de un manotazo a los 10,800 trabajadores con derecho a voto.

De acuerdo a datos de la Auditoría Superior del Estado (ASE) y la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF), la deuda acumulada durante el gobierno de López Valdez con el Stase —seis años que Heráldez ha dirigido el sindicato— es de alrededor de mil millones de pesos, principalmente por retenciones no entregadas al Instituto de Pensiones de Sinaloa.

——

NDLR: Fidel Velázquez Sánchez es símbolo de perpetuidad en el sindicalismo mexicano, pues dirigió la Confederación de Trabajadores de México por más de 40 años.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: