Morir en prisión | Asesino de asesino es sentenciado a 24 años de cárcel

Morir en prisión | Asesino de asesino es sentenciado a 24 años de cárcel

En el Centro de Ejecución de las Consecuencias Jurídicas del Delito de Culiacán, mejor conocido como el penal de Aguaruto, la ingobernabilidad es imperante, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos, por lo que un asesinato entre asesinos es algo que no debe sorprender.

Y así sucedió hace 8 años, pero hasta ahora un juez, el segundo del Distrito Judicial de Culiacán, dictó sentencia a Tomás Omar López Romero, a quien se acusa del homicidio de Juan de Dios Millán Velarde.

La historia es sobre dos homicidas calificados. Y aunque la autoridad detalla la forma en que se cometió este asesinato, el 13 de septiembre de 2008, nada revela de las motivaciones que tuvo López Romero para matar a su compañero de celda.

Y entonces la especulación surge y apunta a una práctica criminal que impera en los penales como el de Aguaruto: “Aquí mi amigo, realmente puedes tener todo lo que quieras, siempre y cuando pagues por ello”, confiesa a ESPEJO una fuente anónima del interior del penal, quien asegura que existe una figura a la que se le conoce como paradores, que son presos muy peligrosos, dispuestos a echarse la culpa de cualquier agresión, robo o asesinato, a cambio de unos cuantos pesos.

“La razón por la que lo hacen es porque ya acumulan hasta 100 o más años de cárcel y se han resignado a no salir en libertad. Por eso se echan ellos la bronca”, explica.

Aunque en este caso, para las autoridades encargadas de impartir justicia, Tomás no “cargó con el muerto” a cambio de dinero, sino que él fue quien lo ejecutó y de ello existen testigos.

 

El ahorcado

De acuerdo con las indagatorias, el crimen ocurrió a las 12:30 horas del 13 de septiembre de 2008, en la parte posterior del área de lavaderos del módulo 12 del Cecjude Culiacán.

Ahí, el preso Juan de Dios Millán Velarde, detenido por delitos cometidos a propósito de una violación, fue interceptado por tres sujetos. Uno de ellos era Tomás Omar López Romero, quien se encargó de someterlo. Acto seguido, lo envolvió en una sábana y lo arrastró hasta donde había una varilla de donde lo colgó.

Para ello utilizó un pedazo de la tela de la misma sábana, mismo que ató al cuello de Juan de Dios y el otro extremo lo sujetó a la varilla para obstruir las vías respiratorias de su víctima hasta provocarle la muerte.

Todo ello ocurrió en presencia de dos reos que después alegarían haber sido amenazados para que no dijeran nada de lo que había pasado, pues según el asesino, quería simular que Juan de Dios se había suicidado.

 

La sentencia

El juez segundo del Distrito Judicial de esta ciudad sentenció a Tomás a 24 años, 9 meses y 18 días de prisión, así como al pago de la reparación del daño, por haber privado de la vida por ahorcamiento a su compañeros de celda, y de acuerdo con la Dirección de Control y Seguimientos de Procesos Penales de la Procuraduría General de Justicia del Estado, la sentencia es por el delito de homicidio calificado, producido por asfixia (ahorcamiento), según se consigna en la averiguación previa 176/2008.

 

PARA SABER:

Tomás Omar López Romero, ya se encontraba recluido en el penal de Aguaruto por el delito de homicidio, mismo que había cometido en el año de 1994.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]