Es hora de discutir la eutanasia y el suicidio asistido en México: UNAM

Es hora de discutir la eutanasia y el suicidio asistido en México: UNAM

Mientras que Arnoldo Kraus señala que ayudar a morir es un acto que tiene sentido, el jurista sinaloense, Diego Valadés, advierte que el envejecimiento de los mexicanos y el incremento de las enfermedades crónico-degenerativas, hace necesario que se inicie en México la discusión sobre la eutanasia y el suicidio asistido.

unameutanasiakraus
Arnoldo Kraus. Tiene sentido.

Arnoldo Kraus, investigador de la Facultad de Medicina de la UNAM, explicó que el rechazo a la eutanasia activa y al suicidio asistido proviene de la fe, de las religiones, que pregonan un dios que da la vida, por lo que solo él puede quitarla; esa idea ha complicado que la gente voltee a ver otra posibilidad.

Ello a pesar de miles de escenas de personas postradas sobre sábanas, de manera horizontal, con incesante sufrimiento físico, emocional, psicosocial, con padecimientos graves en fases avanzadas.

Millones de personas en todo el planeta no pueden acceder a la eutanasia o a la muerte asistida para aliviar su dolor, aunque según cifras de la Organización Mundial de la Salud, al año más de 20 millones de pacientes requieren cuidados paliativos al acercarse el final de su vida por enfermedad.

El académico explicó que la eutanasia provee a la persona de cierta autonomía, de libertad para ejercer su derecho de decisión; con ella, el enfermo podría acercarse a un deceso sin sufrimiento físico ante enfermedades como el cáncer, afección recurrente para solicitar la muerte asistida.

Señaló que en México se debe informar a la población, decirle por qué ayudar a morir es un acto que tiene sentido, que no atenta contra una deidad, la sociedad ni el Estado.

 

LO DIJO:

“La única manera de anteponer esta autonomía a la religiosidad es hablar de calidad de muerte y contraponerla a los argumentos divinos, además de lograr el interés de instituciones del área de la salud y un diálogo con las instancias religiosas, hasta donde sea posible”.

—Arnoldo Kraus. Académico e investigador de la Facultad de Medicina de la UNAM.

 

Será un reclamo social: Valadés

Por su parte el jurista Valadés Ríos, dijo que el proceso de envejecimiento de la población mexicana, así como el incremento de las enfermedades crónico-degenerativas, hace necesario que en el país se inicie la discusión respecto a la eutanasia y el suicidio asistido, pues los viejos y enfermos tienen derechos que exigir y ejercer.

 

LO DIJO:

“Aunque la dirigencia política no esté preocupada por el tema, sí es una inquietud que avanza en la sociedad, de manera que pronto se convertirá en un reclamo social”.

—Diego Valadés Ríos. Integrante del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

 

El abogados constitucionalista explicó que muestra de esta preocupación se refleja en la encuesta nacional de la asociación Por el derecho a morir con dignidad, en la que 63% de los entrevistados consideró que ante enfermedades terminales y dolorosas es aceptable la eutanasia.

Recordó que la muerte asistida se consideró por mucho tiempo aplicable solo a quienes tenían enfermedades terminales y dolorosas, pero en algunos países se ha ensanchando el concepto a quienes sufren padecimientos que, sin ser terminales, afectan sus posibilidades de autonomía, lo que genera una merma en su propia percepción de dignidad.

unameutanasiavalades
Diego Valadés. Un reclamo.

“Desde mi punto de vista, es un derecho de quienes desean preservar su dignidad o no quieren prolongar su dolor”, agregó el exprocurador general de la República y exministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Sin embargo, hay polémica al respecto debido a valores religiosos y concepciones éticas, pues algunos afirman que el dolor debe soportarse como un tributo divino, lo que es aceptable para quienes profesan cierta religión, pero no para quienes carecen de alguna deidad a quien ofrecer su sufrimiento. “Por ello, éste se ha convertido en un tema más del Estado laico”, indicó.

Lo que se pretende, explicó el también miembro de El Colegio Nacional, es que los sistemas jurídicos permitan la eutanasia dentro de condiciones de seguridad plena, con protocolos médicos y jurídicos rigurosos, a favor de quienes deseen ser privados de una vida que ya consideran innecesaria.

En México la voluntad anticipada, que permite a cualquier persona indicar ante un notario su voluntad respecto a permanecer o no conectado a aparatos que garanticen una sobrevida artificial, es un primer paso.

Pero falta el siguiente: permitir la eutanasia y el suicidio asistido.

“¿Qué ocurre en tanto no se acepte y legisle?, que se producen casos eutanásicos de facto, sin que nos enteremos y con un riesgo para quienes generosamente asisten a las personas que lo solicitan”, advirtió, por lo que la eutanasia evitaría este tipo de decisiones que generan traumas múltiples a quienes padecen una enfermedad, y a sus cercanos, que deben hacer frente a una muerte violenta.

 

PARA SABER:

La eutanasia está autorizada en cinco países: Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Colombia, mientras que el suicidio asistido es legal en Suiza y algunas entidades de Estados Unidos como Oregon, Vermont, Washington y recientemente California y Montana.

 

¿Eutanasia? ¿Suicidio asistido?

La eutanasia activa implica la intervención de un médico que suministre, al enfermo que lo solicite, un fármaco vía intravenosa para que fallezca en poco tiempo, mientras que el suicidio asistido consiste en que el médico señale al paciente el medicamento adecuado, vía oral, para que él mismo lo ingiera en el momento y en compañía de quien desee.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]