Taxis vestidos de Tuxis hacen frente a Uber | ¿Y tú… con quién te quedas?

Taxis vestidos de Tuxis hacen frente a Uber | ¿Y tú… con quién te quedas?

Este jueves 15 de diciembre a partir de las 10:00 horas marca el “banderazo oficial” de la puesta en marcha de Tuxis, aplicación que se desarrolló para hacerle frente a Uber con el mismo plan de negocios.

Se trata de los mismos taxistas, concesionarios, permisionarios o con un expediente, pero organizados en torno a una plataforma similar a la que maneja Uber y con la anuencia de las autoridades de Gobierno del Estado, quienes han defendido los derechos de los transportistas concesionarios “aplicando la ley” de manera polémica para inhibir lo que consideran una competencia desleal.

Solo hay que recordar que el 5 de octubre el gobernador Mario López Valdez, dijo textualmente: “Hoy tenemos un problema: Uber entró a Sinaloa”. Y refirió que ese servicio el Estado lo tiene concesionado por lo que advirtió que estaba obligado a hacer valer la ley como gobernante y desde entonces los inspectores de Vialidad y Transportes han intimidado y perseguido a choferes de la famosa aplicación.

De acuerdo con algunos dirigentes de taxistas, como Silverio Torres, secretario general de la agrupación denominada Trabajadores del Volante del Municipio de Culiacán, Tuxis se trata de una aplicación muy similar, pero de entrada reconoce que para los taxistas no ha resultado fácil ponerla en marcha.

Ello porque el reto no solo es aprender a manejar el programa a través del teléfono celular, sino porque los taxistas tradicionales deben mejorar en la prestación del servicio, ajustarse a las reglamentaciones, como usar uniforme, capacitarse para mejorar el trato al cliente y mantener limpia la unidad, entre otras cosas que han dejado de hacer y por las que los usuarios ahora los castigan optando por usar Uber.

 

Lo mismo pero… ¿más barato?

De acuerdo con información obtenida por ESPEJO, proveniente de choferes Uber y taxistas, el primer problema al que se van a enfrentar quienes participen en Tuxis es que la gente que utiliza este tipo de servicio de transporte ya sabe que son los mismos taxistas que han abusado con altas tarifas y la prestación de un mal servicio, donde dependiendo del humor con el que amanezcan son amables, encienden el aire acondicionado y conducen adecuadamente.

Otra cosa que ha trascendido es que la mayoría de los carros registrados a la nueva plataforma son los tradicionales Tsuru, muchos de ellos no en muy buen estado y solo algunas unidades nuevas o de modelo reciente estarán a disposición del usuario.

En este punto, se sabe que Chevrolet comisionó a sus asesores para ofrecer facilidades a los participantes de Tuxis en caso de interesarse por adquirir un carro del año o de modelo más nuevo.

Los taxistas que se han adherido a la nueva aplicación, que ya opera en otras cuatro ciudades del país, según consigna en su sitio web tuxis.com.mx, han sido sometidos a varios cursos de capacitación pues la idea es darle la batalla a Uber con su propio know how.

 

LO DIJO:

“Estoy muy claro que Uber trae mejores vehículos, responde muy rápido, el trato es extraordinario, las tarifas muy buenas y sé que goza de una enorme simpatía en la sociedad, pero un gobernante tiene que hacer valer la ley. La ley dice que el servicio está concesionado”.

—Mario López Valdez. Gobernador de Sinaloa.

 

¿Qué ofrece Tuxis?

Básicamente son dos tipos de servicio: el Tuxis Plus, que está integrado por carros último modelo y el servicio normal, en el cual se seguirán utilizando las unidades viejas, con el compromiso de irlas renovando hasta lograr una flotilla de carros de primera clase.

 

El fantasma del taxímetro

Al cierre del año 2012, los taxistas sinaloenses rechazaron la propuesta del Gobierno del Estado para modernizar este servicio de transporte público y pese a haber aceptado inicialmente el uso del taxímetro, optaron por no aplicarlo y mantener sus tarifas arbitrarias.

En septiembre de ese año, el director de Vialidad y Transportes, Domingo Ramírez Armenta, puso en marcha dicho programa con la instalación de 400 aparatos a igual número de taxis mientras que Jesús Antonio Marcial Liparoli, entonces subdirector de Gobierno, aseguró que “el uso del taxímetro sería la punta de lanza para llevar al transporte público de Sinaloa a la modernización”.

Con la aplicación del taxímetro, según los cálculos del Gobierno, se habría hecho de Sinaloa una entidad más competitiva, pues se brindaría un servicio eficiente, ecológico y a menor precio. Es decir, algo que muy similar a lo que hace Uber.

La idea era que para el primer día del 2013, todos los concesionarios y permisionarios de este servicio público deberían estar usando el taxímetro, o de lo contrario serían retirados de circulación. La amenaza no prosperó y las cosas se mantuvieron iguales, salvo que los taxistas portaban los taxímetros como ornato.

A cuatro años de distancia, y con la entrada de Uber a tres ciudades de Sinaloa: Culiacán, Mazatlán y Los Mochis, los taxistas han entendido —a la mala, por así decirlo— que es momento de ajustarse a un taxímetro moderno y por eso, muchos de ellos han dado el salto a la plataforma de Uber, mientras que otros han optado por exiliarse en Tuxis, cuyo futuro es incierto, pero empieza a definirse hoy.

¿Será en beneficio de los usuarios? ¿Mejorará el servicio? ¿Y tú… con quién te quedas?

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]