Los maravillosos beneficios de la miel para el cuerpo

Los maravillosos beneficios de la miel para el cuerpo

La miel es un milagroso producto que las abejas producen a partir de la transformación del néctar de las flores, que naturalmente tiene el propósito de alimentar completamente a la colmena.

La miel, ese elíxir que procesan las abejas y que ha estado en la vida del ser humano desde tiempos milenarios, aparte de su color seductor también posee algunos superpoderes científicos que se añaden a su encanto. La miel natural tiene una composición química inusual que la mantiene fresca indefinidamente sin echarse a perder (como se ha visto en frascos recuperados de tumbas egipcias). Es particularmente baja en humedad y extremadamente ácida, lo que la hace un territorio inhóspito para bacterias y microorganismos.

La miel de abeja ha sido ampliamente estudiada por su gran cantidad de propiedades entre las que destacan las antisépticas, fortificantes, calmantes, laxantes, bactericidas, entre otros muchos más beneficios para el cuerpo humano.

 

Endulzante

La miel de abejas natural tiene un rico sabor que a la mayoría encanta y es por ello que su uso comercial más común es el de ser un endulzante. En comparación con el azúcar que te aporta 400 calorías cada 100 gramos, la miel solo tiene 322 calorías. Además, si sustituyes el azúcar por la miel, evitarás la pérdida de calcio que provoca el consumo de azúcar.

Es fuente de antioxidantes, ácidos naturales, minerales, vitaminas, aminoácidos, enzimas y otras sustancias, responsables de los beneficios que reporta su consumo para tu salud.

Su consumo es muy recomendable si eres deportista, ya que sus nutrientes son rápidamente aprovechados por el organismo.

 

Eficaz para tratar heridas de la piel

Las heridas pueden tratarse con miel de abejas porque, como ya mencionamos, tiene propiedades antisépticas y cicatrizantes que ayudan a evitar infecciones y aceleran la cicatrización.

 

Remedio para la tos

La miel con limón ayuda a aliviar la tos, ya que cubre las paredes de la garganta, las humecta con facilidad y las suaviza.

 

Previene el estreñimiento y ayuda a la digestión

La miel es efectiva para el estreñimiento porque es un laxante natural que no requiere mucho tiempo para ser procesado por el organismo.

 

Exfoliante

Si se combina miel con avena o azúcar puede obtenerse una efectiva crema exfoliante casera para rostro y cuerpo. Los agentes grumosos de la avena y el azúcar harán el trabajo de limpieza, mientras que la miel funcionará como humectante y protectora de la piel.

 

Mejora el funcionamiento del cerebro

A la miel se le considera un reconstituyente cerebral por su alto contenido de sodio, potasio, magnesio, calcio, hierro, manganeso, cobre, fósforo, zinc, selenio, vitaminas A, C y de complejo B, ingredientes indispensables para el buen mantenimiento del cuerpo humano.

 

¿Cómo consumir adecuadamente la miel?

Debido a que la miel contiene grandes cantidades de azúcar, se recomienda consumirla con precaución y durante el día. Si la vas a consumir en el desayuno, puedes hacerlo acompañándola de pan, y si prefieres incluirla en tu snack, puedes optar por galletas o granola con miel. En el almuerzo y en la cena se debe utilizar como aderezo y no como alimento base. También, se puede consumir como endulzante en un té.

Por su alto contenido en azúcares, la miel es un alimento básicamente energético. Aunque aporta menos calorías que el azúcar, ten en cuenta que una cucharadita de miel pesa mucho más que una de azúcar. Por otra parte, si bien es cierto que su poder para neutralizar las bebidas ácidas es mayor, es bastante menor para endulzar las calientes, en las que habitualmente se emplea.

Aquí hay que tener un poco más de cuidado ya que la miel se asimila fácilmente por el organismo, aportando calorías que se suman sin ningún desgaste corporal a tu ingesta. Por lo que si no te mides, da por hecho que engordarás.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]