Closet Extension | Un armario colectivo para las mujeres de Culiacán

Compartir:

¿Te imaginas la posibilidad de usar un look diferente cada día o la oportunidad de vestir constantemente prendas de diseñador sin tener que desembolsar grandes cantidades de dinero? Closet Extensión es un proyecto de jóvenes culichis que está haciendo esta utopía una realidad a través de un nuevo concepto en mercado de la moda local: el consumo colectivo.

Desde hace tres meses esta iniciativa de los hermanos Tania y Édgar Unda, sumados a los esfuerzos de Diana Valenzuela y Alan Castro, está creando una nueva forma de concebir el consumo de indumentaria en la ciudad, a través de un enfoque social y ecológico por primera vez visto en la industria del vestido a nivel nacional.

Closet Extension es más que una tienda de venta o renta de vestuarios, es un movimiento que se suma a otro tipo de industrias que están generando ingresos a través del uso compartido de bienes o servicios. Su idea consiste en un club de moda que sirva como escape a la tendencia de comprar compulsivamente.

 

¿Cómo funciona Closet Extension?

El negocio funciona a través de suscripciones que permiten a los beneficiarios cambiar una serie de puntajes diarios que varían según el nivel de su registro (básica, media y completa) por prendas existentes en la sucursal marcadas con un diferente puntaje cada una. Cada nivel de registro tiene diferentes costos y beneficios relacionados con la cantidad de puntos para canjear o las fechas en las que deben ser regresadas las prendas que fueron elegidas.

Las suscriptoras pueden asistir cualquier día al establecimiento y en el momento que regresan el outfit anterior tienen a su disposición el puntaje que indica su nivel de usuario para canjear nuevas posibilidades de vestuario, entre las que se incluyen prendas de reconocidos diseñadores locales y nacionales.

El precio de las suscripciones oscila entre los 499 y los 899 pesos y son deducidos mensualmente de una tarjeta de crédito proporcionada por la suscriptora.

 

En lugar de gastar en ropa puedes gastar en momentos…

Otro de los puntos importantes de Closet Extensión es hacer conciencia sobre el desperdicio de ropa que se hace dentro del clóset de una mujer, así lo señaló Diana Valenzuela, socia fundadora del sello.

 

LO DIJO:

“Hay muchas prendas que compras y las usas solo una vez y ya no vuelven a salir del closet. Nos gustaría que tomaran a Closet Extensión como una alternativa más para poder compartir, o descubrir lo padre que es poder invertir en momentos, en lugar de comprar un atuendo completo que pudiera costar 2000 pesos, te suscribes y te gastas el resto en un concierto o un viaje que probablemente te van a hacer más feliz que un vestido o un par de blusas”.

—Diana Valenzuela. Cofundadora de Closet Extension

 

El principal reto al que se enfrentan estos emprendedores es a la costumbre de consumir todo nuevo por parte del mercado culichi, pero aseguran que la nueva tendencia a compartir y al mercado colectivo pronto imperará entre los negocios locales. Entre los retos para este negocio se encuentran incorporar indumentaria masculina y poder tener sucursales en diferentes ciudades del país para que llegue el día en el que las personas puedan viajar de un lugar al otro sin cargar con ostentosos equipajes.

Ahora ya lo sabes, en nuestra ciudad se están iniciando movimientos empresariales con enfoques colectivos y ecológicos, con conceptos únicos a nivel nacional que buscan crear conciencia social con respecto al consumo compulsivo.

Anímate a ser una fashionista que apoya un concepto diferente… ¡compartir está de moda!

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: