‘Jalados a la CDMX’ | Fantasías y pesadillas al emigrar después de graduarte

‘Jalados a la CDMX’ | Fantasías y pesadillas al emigrar después de graduarte

Compartir:

Uno de los ideales más comunes entre los estudiantes de una carrera universitaria en la ciudad de Culiacán es el de poder emigrar a una metrópoli del país una vez concluidos sus estudios universitarios. Ciudad de México, Guadalajara, Tijuana o Monterrey se convierten año con año en la plataforma que hace destacar o el acantilado por el que caen los sueños de las nuevas generaciones de profesionistas ‘culichis’ que parten en busca de oportunidades.

La búsqueda de aventura, de mejores sueldos, de otras perspectivas laborales o simplemente para separarse un poco del núcleo familiar y probar un poco de independencia, hace de la opción de emigrar a otra ciudad en busca de empleo una de las principales metas de los estudiantes universitarios que egresan de las instituciones locales.

Aunque muchos entran a estudiar la carrera profesional con la visión de encontrar estabilidad justo al momento de graduarse, encontrar un buen empleo cerca del lugar en el que viven y poder comprar una casa propia o un auto inmediatamente, también existe un vasto grupo que “se la rifa” en busca de mejores lugares de trabajo, mejores empresas, lugares en los que puedan poner al límite su creatividad o en el más común de los casos, en busca de fama.

 

‘Es que aquí no hay trabajo’…

No todos emigran por gusto. Existen ciertos tipos de perfiles profesionales para los que Culiacán o alguna otra ciudad de Sinaloa no están preparados, sobre todo en materia de procesos industriales o en el ramo del arte, que se ha visto menospreciado como foco de inversión. Otro punto importante a considerar es que como recién graduados la mayoría se enfrenta a una de las demandas laborales más injustas para su posición: la experiencia laboral.

Sofía es licenciada en Ciencias de la comunicación. Se graduó hace 3 años y se mudó a la Ciudad de México justo en el momento en que recibió su título universitario. Desde que estaba estudiando fantaseaba con mudarse a la ciudad más grande de nuestro país para iniciar una carrera como conductora de alguna cadena de televisión. Esperó ansiosa por 4 años para poder cumplir su sueño y que estuvo a punto de convertirse en una pesadilla.

En el momento en que pisó tierras aztecas emprendió su búsqueda, enviando currículos, asistiendo a entrevistas, repartiendo solicitudes de trabajo como si fueran volantes, pero simplemente no encontraba empleo. Al parecer, el ser recién graduada y sin experiencia en el mundo de la conducción o el reportaje, sumados al hecho de que no conocía del todo la que una vez fue la ciudad más grande del mundo, era la excusa perfecta para que los contratistas la desecharan como prospecto.

Sofía terminó trabajando un par de meses en una reconocida tienda de ropa, hasta que decidió regresar a Culiacán. Ya estando aquí encontró empleo en un medio local como reportera y actualmente dirige una sección para la misma empresa. Aún tiene el sueño de trabajar en una ciudad más grande, pero esperará a crecer profesionalmente, para no partir de nuevo con las manos vacías”.

 

LO DIJO:

“Es normal que pienses que te vas a  ir a otra ciudad y que vas a encontrar empleo de inmediato porque allá hay más oportunidades y sí las hay, pero también debemos de considerar que existen un montón de personas que se encuentran en la misma búsqueda y que vienen más preparadas, con más experiencias, o con trayectoria y eso es algo que las personas que somos foráneas, o como dicen en CDMX, ‘de provincia’ debemos aprender en casa”.

—Sofía. Licenciada en Ciencias de la Comunicación.

 

La historia de Sofía no es particular de su profesión, un gran porcentaje de cada nueva generación de universitarios está dispuesto a partir en búsqueda de nuevas oportunidades, sin tener en cuenta que los retos de los que escapan a nivel local se intensifican a gran escala en las grandes metrópolis de México, donde la competencia laboral y las exigencias para ser contratados son más duras.

Este es solo el primer apartado de un especial sobre la migración estudiantil en el que descubriremos de manera detallada la fuga de cerebros, las aventuras y desventuras de los profesionistas egresados que parten a otras ciudades en busca de prosperidad y oportunidades.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: