LO LEGAL ES | Nada ni nadie está por encima de la Constitución… excepto los retenes policiacos

LO LEGAL ES | Nada ni nadie está por encima de la Constitución… excepto los retenes policiacos

Compartir:

La delincuencia organizada no solo afecta directamente a la sociedad con la violencia que generan, las drogas que comercializan y el control de diferentes sectores alrededor de México; también afecta al ciudadano, indirectamente, ya que el Estado, por incompetencia, ha tenido que vulnerar cuatro artículos de la Carta Magna para poder avanzar en la lucha contra el narcotráfico.

El artículo 11 constitucional nos da el derecho a viajar libremente dentro del territorio mexicano; el artículo 16 nos dice que “nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento”; el artículo 20, apartado B, fracción I, nos da el derecho a que se presuma nuestra inocencia; y, el artículo 21 faculta solo a la Policía Ministerial a realizar investigaciones en materia de delitos.

Pasas por un retén y te detienen (violación al artículo 11) porque pareces sospechoso (violación al artículo 20), te piden identificación y que bajes del carro para una “revisión de rutina” (violación al artículo 16); un policía municipal, a veces hasta un tránsito, hace la revisión (violación al artículo 21).

A pesar de las evidentes violaciones a los derechos que la Constitución federal otorga, nada o muy poco puede hacer un ciudadano para defenderse contra este abuso de autoridad. Incluso el hacerles saber que conoces tus derechos puede resultar contraproducente debido a la prepotencia de dichos servidores públicos, quienes (en su gran mayoría) el único idioma que conocen es el del dinero (mordida).

Los ciudadanos nos tenemos que cuidar de los integrantes de la delincuencia organizada y aparte de la delincuencia de los policías organizados que se percataron de que en un retén, los ciudadanos van hacia ellos y no ellos hacía los ciudadanos, aprovechando esto para pedir mordidas a quienes les crean la falta a la autoridad que les están haciendo creer que cometen.

 

¿Cuándo va a parar esto?

Los encargados de reclamar justicia ya están por encima de la Constitución, violando derechos que de ella emanan, ya no podemos hablar de una supremacía constitucional. Los delincuentes ya se saben su juego y los mismos servidores públicos están violando las reglas para poder llevarles la delantera, lo cual ha sido en vano.

Y mientras la situación siga así, no nos queda más que bajar los vidrios, quitar la música y poner cara bonita cuando pasemos por un retén para no parecer sospechosos.

 

Conoce tus derechos, hazlos valer y comparte esta información con los tuyos.

[email protected]

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: