Porque soy milenial | No me importa lo que cueste… ¡lo quiero ya!

Porque soy milenial | No me importa lo que cueste… ¡lo quiero ya!

Cuando hablamos de los milenials nos estamos refiriendo a uno de los nichos más sólidos del mercado global, las tendencias de la generación Y apuntan siempre a la vanguardia y a un constante ‘refresh’ que en ocasiones cuesta más caro de lo que parece.

Las ajetreadas vidas en las grandes ciudades, la plataforma de gran alcance que simbolizan las redes sociales y sobre todo la necesidad de renovarse paulatinamente conforme avanzan las tendencias tecnológicas, las modas y los intereses sociales que a manera de trending topic se viralizan en forma de chiste, meme o noticias incompletas.

Parece que el mundo de hoy en día va muy de prisa, pero en realidad son las nuevas generaciones las que han alterado la sensación de espacio y tiempo. No es de sorprenderse que a los mayores les indigne la forma en la que los veinteañeros han perdido la costumbre de preparar café porque resulta más fácil pasar a una sucursal de Starbucks por un expresso. Hablamos de la idea de que todo puede quedar listo más rápido y con mejor calidad. No es precisamente un ahorro de tiempo, sino un intercambio entre la inversión en bienes y servicios que en la mayoría de los casos son superfluos, por algunos cuantos momentos para realizar algunas cosas de más interés personal como revisar Instagram o compartir algún snap. Sí, estamos comprando tiempo de ocio.

La conducta de milenials resulta la forma más clara en la que puede apreciarse el cambio trascendental con respecto al perfil de consumo entre una generación y otra. Un análisis realizado por los especialistas de la Universidad de High Point, Carolina del Norte, señala que el ritmo de vida de los milenials va mucho más a prisa que el de sus generaciones antecesoras, al tener prácticamente una vida resuelta a través de los bienes y servicios que se han creado para erradicar trivialidades que podrían abrumar su rutina.

En los últimos meses circuló de manera viral a través de redes sociales un video en el que la especialista en marketing, Shirel Porras, realizaba de manera burlona algunas sentencias sobre cómo cautivar al milenial como consumidor, llegando a la conclusión de que el miedo a envejecer y tener que enfrentarse a  las problemáticas de la vida adulta son la manera perfecta de llegar dominar el mercado milenial, vendiendo la idea de que llevar una vida despreocupada y de constante renovación y adaptación a las novedades y tendencias los alejará del inminente destino que simboliza madurar.

Mientras tanto el mundo sigue avanzando, al mismo ritmo de siempre, con las mismas horas al día que cuentan los Baby Boomers y los minutos que esperan los miembros de la generación X para salir de la oficina. Los milenials, sus costumbres y hábitos de consumo son una paradoja que vale la pena examinar detalladamente ¿Se trata de espíritus libres que trabajan para vivir, o de un experimento del mercado que parece no saber que vive para trabajar?

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]