Peña, el pragmático | Que alguien me lo explique

Peña, el pragmático | Que alguien me lo explique

¡Pero claro! Qué inteligentes son estos políticos priistas tan nuestros: ¡La gente no tiene memoria! ¿Cómo se me pudo pasar eso?

El último reducto de los priistas frente a la debacle a la que se dirigen, es que
Peña Nieto los va a salvar sacándose de la manga una candidatura inusitada (la de Narro concretamente), argumentando para ello el único gesto de alta política cometido durante toda su vida: designar en su momento a Eruviel como candidato a sucederlo en la gubernatura del Estado de México, por encima de las aspiraciones de Del Mazo.

Al menos a mí, van a necesitar explicarme a dónde diablos se fue a esconder ese dichoso pragmatismo durante todo lo que va de este sexenio, porque Peña Nieto ha perpetrado el gobierno más endógeno del que se tenga memoria; basándome en eso, no me cabe en la cabeza por qué inicialmente no puso en relaciones exteriores a la Gaviota y en Hacienda a su sirvienta.

Digo.

No tengo la menor idea de cómo está la situación electoral en el Estado de México, pero ateniéndome a las encuestas (otras que tienen una muy revisable historia reciente), el PRI en esa entidad está muerto y agusanado, pero es pura especulación mía, lo que sí es real es que ese candidato entre afeminado y andrógino, así como su campaña, ya lindan en la categoría de vergüenza nacional; si gana ¡qué orgullo para sus votantes!

También aclaro que si usted es de los que piensan, que si el PRI gana esa elección quedará listo para dar la pelea en las del año entrante, discúlpeme pero también va a necesitar explicarme en qué se basa para hacer esa afirmación, porque en 1999 y en el 2005, igualmente, ganaron en esa entidad y ya ve cómo les fue en las presidenciales del 2000 y del 2006 respectivamente.

Y aquí viene lo más importante: iniciaron las elecciones de este año y, para los medios de comunicación convencionales, el priismo, el PVEM, el PRD, el PAN… han quedado en un distante pasado, del cual ya nadie se acuerda: la enorme desaprobación que pesa sobre Peña y su gobierno todo, la devaluación del peso, el gasolinazo, Ayotzinapa, Tlatlaya, la Casa Blanca, la de Malinalco, la reforma fiscal, la reforma energética, la reforma educativa (nada más por mencionar las tres más bien recibidas y queridas por el votante mexicano), más un montón de atrocidades de toda índole asestadas por nuestro nunca suficientemente bien amado Gobierno. ¡Pero claro! Qué inteligentes son estos políticos priistas tan nuestros: ¡La gente no tiene memoria! ¿Cómo se me pudo pasar eso?

Estoy tentado a decir: “pero también van a necesitar explicarme por qué, entonces, el votante sí recordó, seis años después, las consecuencias de la crisis económica fruto del error de diciembre con Zedillo”, pero ya me acordé que Labastida ya ofreció una explicación: Zedillo nos traicionó. ¡Claro! Ni modo que haya sido porque a los mexicanos nos pusieron hasta la madre.

Son únicos. Eso sí.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]