Porque soy milenial | 5 frustraciones patrocinadas por las redes sociales

Porque soy milenial | 5 frustraciones patrocinadas por las redes sociales

La comunidad milenial se ha convertido en uno de los grandes temas de estudio no solo de mercadólogos y sociólogos, por sus inusuales y cambiantes hábitos de consumo y los movimientos civiles que encabezan, sino también por la psicología que asume que las conductas de las personas están estrechamente ligadas a la generación a la que pertenecen.

En tiempos de grandes cambios sociales alrededor del mundo y un montón de decisiones sin tomar, heredadas por la generación X, los milenials se enfrentan a una de las situaciones y sentimientos que el ser humano tiene cuando llega a los veintitantos: la frustración.

Hablamos entonces de una generación en transición, sí, de un experimento social que quedó en medio de la generación X, que es todavía muy ajena a la tecnología y los Z, que prácticamente nacieron con un smartphone bajo el brazo. Las redes sociales han propiciado en los milenials una serie de frustraciones a través de sentencias e historias que no toda esta comunidad podría cumplir fácilmente.

 

1. Hablemos de la fama

Internet está lleno de personas que se han vuelto famosas de la nada, mientras el milenial promedio se concentra en terminar sus estudios universitarios y alguna maestría, algún chico o chica bien parecida está haciendo una fortuna solo por subir uno que otro video esporádicamente y ganando seguidores alrededor del mundo, aún sin haber terminado la prepa. Aunque este tipo de historias de éxito deberían fomentar el progreso, en realidad nos dan cátedra de como las redes sociales pueden enaltecer y sobre todo enriquecer a cualquiera.

 

2. Todo mundo es más feliz que yo

En tiempos en los que la depresión está de moda, nos encontramos que las redes sociales se han encargado de catapultar los índices de personas con depresión alrededor del mundo. Para muchos ver a una persona sonriendo en Facebook con una dentadura perfecta y un par de ojos azules, provoca más furia o tristeza que un efecto espejo.

 

3. La vida es un meme

¿Cuántas veces has dejado de compartir un momento especial en Facebook por miedo a las burlas o que te respondan con el meme perfecto para bufarte? Lo cierto es que la generación milenial ha memetizado las redes sociales, ya casi nada se puede tomar en serio y menos cuando existe la imagen perfecta para convertirte en un hazmerreír de internet.

 

4. Las compras por internet

Aunque existen muchos casos de éxito, las compras por internet simbolizan grandes decepciones para quienes centran toda su energía en esperar que el articulo que encargaron de Taiwán sea igual al de la foto que vieron colgada en Instagram.

5. Mi día a día es un documental

Admitámoslo, si algo distingue a los milenials es la necesidad constante de informarle al mundo lo que está haciendo y aunque este tipo de fotos, publicaciones o transmisiones parezcan dadas de manera ocasional, pero en realidad vienen de la mano de todo un proceso de selección y preparación. A tal grado que si no sale como esperaba el milenial se convierte en una verdadera reina del drama.

 

Si has pasado por alguna de estas frustraciones, tranquilo, es normal que el alto flujo de información en redes sociales altere un poco tu cotidianidad, no te tomes las redes tan en serio, después de todo las demás personas, al igual que tú, solo muestran esa parte de su vida que quieren que los demás vean.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]