¡JUSTICIA! | Un grito de impotencia por el silencio de Javier Valdez

¡JUSTICIA! | Un grito de impotencia por el silencio de Javier Valdez

¡Qué peculiar forma de despertar el día!: nublado; es como si el cielo culichi llorara por la pérdida de uno de los periodistas más reconocidos en Sinaloa. Javier Valdez Cárdenas dejó un hueco en el corazón de cada sinaloense al que sus historias alcanzaron, principalmente en sus colegas, quieres con un grito de impotencia y coraje salieron a la calle a reclamar justicia.

Eran las 9 de la mañana cuando todo comenzaba a tomar forma. Bajo tristes gotas de lluvia ligera, periodistas locales y nacionales se reunían en la explanada de la Catedral de Culiacán. Ahí donde todo ocurre.

Algunos tristes, otros todavía impactados por la noticia que conmocionó al gremio periodístico este lunes cuando a Javier Valdez Cárdenas le arrebataron la vida a las afueras de Ríodoce, periódico que él mismo fundó.

“¡Me lo arrebaraton, me lo arrebataron!”, lloraba una de las presentes, quien se fundía en un abrazo de consuelo que no parecía solucionar el dolor que reprimía.

Lo que comenzó como una simple protesta se convirtió en una marcha, una manifestación de pena y dolor andantes que exigía una pronta resolución a este hecho que conmocionó al país entero. “¡El pueblo callado, jamás será escuchado!”, era el grito que daba voz a un hartazgo que lleva vivo desde inicios de este año.

La pluma que da vida a la información en Culiacán hizo un recorrido desde el punto inicial de reunión en catedral hasta la explanada del Palacio de Gobierno, no sin antes hacer una parada en las cercanías de Ríodoce, exactamente en el lugar donde fue acribillado Valdez Cárdenas.

En el lugar ya se encontraba un cenotafio improvisado con una roca y unas flores, sencillo pero que reflejaba su forma de vida sin lujos ostentosos. Fue como si el mismo Javier estuviera ahí todavía, sentado en espera de sus compañeros para acompañarlos en la marcha que reclamaba justicia en su nombre.

La multitud se reunió alrededor de este monumento y una de las compañeras más cercanas a Javier gritó: ¡Javier Valdez, presente!, fue entonces cuando el cielo comenzó a derramar gotas de nuevo. Y muchos junto con él. Los periodistas tomaron un minuto de silencio y luego contando algunas anécdotas de su vida y obra. Al parecer el lugar también sirvió para darles una recarga de energía y fuerzas a aquellos que todavía iban decaídos. Se secaron las lágrimas y la marcha prosiguió al Palacio.

Minutos después se daba el arribo de los inconformes a la sede del Poder Ejecutivo, y ya reunidos en la explanada empezaron a corear por una respuesta por parte del gobernador Quirino Ordaz Coppel, a quien tachaban de cobarde y asesino por permitir que tal atrocidad golpeara a un estado que está más que dolido por la violencia.

Después de más de 10 minutos de gritos y exigencias que parecían no tener cabida en los oídos de un gobierno sordo y ciego, un grupo de periodistas decidió subir para reclamar la presencia del gobernador.

Minutos más tarde, un representante bajó a hacer una invitación para una reunión en una de las salas del segundo piso del Palacio de Gobierno, donde fueron atendidos por el gobernador.

Ante asesinato de Javier Valdez, periodistas reclaman a Quirino: ‘Hasta hoy no lo hemos visto como gobernador’


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]