Tema de la semana | No es solo Javier Valdez

Tema de la semana | No es solo Javier Valdez

El asesinato del periodista Javier Valdez expuso ante la comunidad internacional cómo Sinaloa vive una crisis de violencia que afecta tanto a personas involucradas en el narcotráfico como a ciudadanos inocentes; lo que es peor, las conductas violentas ya permean en los eslabones más débiles del entramado social, dejando un camino de sangre, un clima de impotencia y un Sinaloa harto hasta el cansancio de observar cómo nos convertimos en una sociedad caníbal que se carcome a sí misma desde dentro.

Si bien durante mucho tiempo el discurso en la calle fue que la violencia solo afectaba a quienes estaban involucrados en el narcotráfico, hoy el sinaloense que siga diciendo eso se miente a sí mismo. No es solo Javier Valdez. Tan solo en lo que va del año, cifras oficiales reportan alrededor de 600 homicidios dolosos en todo Sinaloa.

Hechos recientes y tan lamentables como el intento de homicidio de un repartidor de gas, luego de un choque donde el agresor tuvo la culpa al pasarse un semáforo en rojo; el asesinato a sangre fría de una jovencita embarazada de 16 años a manos de su expareja en Mazatlán y la emboscada a los maestros en la sierra de Concordia son solo tres ejemplos de violencia donde las víctimas no tenían nada qué deber ni qué temer.

No es solo Javier Valdez. Las flores y mantas colocadas frente a Catedral son el ejemplo perfecto de cómo, a pesar de tener que seguir con nuestras vidas, los sinaloenses estamos enojados. Enojados y hartos de que día tras día al abrir los periódicos, sintonizar la radio o encender los televisores y ver noticieros tengamos que escuchar una nueva cifra de sangre.

Tan solo este sábado la nota roja de periódicos locales ofrece titulares como: Lo matan de más de 40 balazos; Localizan cadáver entre escombros; Tiran tres cuerpos en la colonia CNOP o Agarrón en Mazatlán; capturan a dos.

Tras años de lucha infructuosa en contra del crimen organizado, en Sinaloa la violencia se ha vuelto parte del pan de cada día para miles de ciudadanos. Mientras tanto, las autoridades se niegan a salir de su zona de confort y, como en muchos temas, tratan a la violencia con una visión burocrática y alejada de la realidad.

Desde la comodidad de sus escritorios, gobernantes de los tres niveles de Gobierno asignan recursos, envían tropas y reparten armas como si la estrategia de fuerza hubiera dado algún fruto en los casi ya 12 años de la llamada “guerra contra el narco”.

La declaración del Fiscal General del Estado, Juan José Ríos Estavillo, durante una entrevista con Joaquín López Dóriga pone en evidencia este anquilosamiento y desinterés de parte de las autoridades. “La presencia de cámaras de vigilancia, tengo conocimiento de que aproximadamente el 9% están funcionando”, declaró el fiscal en cadena nacional. Estupefacto, López Dóriga confirma el dato y espeta: “Pues eso es criminal y más en Culiacán sabiendo como está la situación que se permita que solo funcione el 9% de las cámaras”.

“Es que no me entra en la cabeza ni lo puedo aceptar. ¡Por eso están como están, caray!”, agrega.

Por otro lado, el discurso conciliador del gobernador, Quirino Ordaz Coppel, tampoco deja conformes a una ciudadanía que a casi 5 meses del arranque del nuevo gobierno estatal espera resultados y no pretextos y quejas sobre el desastre que le dejaron sus antecesores.

Es claro que desde hace ya mucho tiempo la violencia ha rebasado y echado por tierra toda estrategia de seguridad por parte de nuestras autoridades. Sin embargo, la ciudadanía exige acciones contundentes y que, más que fuerza, se sume la estrategia, inteligencia y sobre todo el abatimiento a la impunidad que reina en nuestra tierra.

 

No es solo Javier Valdez, somos casi 3 millones de sinaloenses los que ya no queremos vivir con miedo.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]