El duro camino de las ‘Rastreadoras’ de Sinaloa hacia el Nobel de la Paz

El duro camino de las ‘Rastreadoras’ de Sinaloa hacia el Nobel de la Paz

En el centro de la atención de medios y organizaciones nacionales e internacionales, las madres que buscan en Sinaloa los cadáveres de sus hijos desaparecidos están jalando la atención de instancias como la Organización de las Naciones Unidades, Amnistía Internacional… y del Comité Noruego que otorga el Premio Nobel de la paz.

La internacionalización del grupo bautizado como las Rastreadoras se fortaleció a principios de este mes de junio al unirse a la caravana internacional Hasta encontrarte que proyecta ante el mundo esta búsqueda titánica que las mujeres realizan en el desespero por conocer el paradero de sus hijos.

Sin embargo, medios internacionales como Univisión y otros de gran influencia en México, como la revista Proceso, han dado cobertura a la labor que empieza cada mañana, todos los días, cuando ellas se levantan a recorrer los lugares más inhóspitos para buscar los cadáveres de quienes han sido víctimas de desapariciones forzadas.

“Les dicen las Rastreadoras y llevan meses buscando a sus hijos desparecidos en Sinaloa. El grupo lo encabeza Mirna Nereyda Medina, una profesora de preescolar retirada que no deja de denunciar la indolencia de las autoridades —municipales, estatales y federales—, las cuales se niegan a investigar las denuncias que ellas han presentado”, es la presentación que hace Proceso de un reportaje publicado en noviembre de 2016.

Tal cobertura ha atraído la atención de instituciones como Human Rights Watch, Aministía Internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cuyas experiencias y recomendaciones influyen en las nominaciones que formula el Comité Noruego del Nobel, que es el que define a quién se entrega cada año el Premio Nobel de la Paz.

Las historias de ellas están plasmadas ya en medios nacionales e internacionales. En agosto de 2016 el diario en línea El Mundo, de España, expuso las vivencias de unas 220 mujeres que escudriñan en fosas clandestinas en Sinaloa con la esperanza de cerrar ciclos en la incansable búsqueda de sus hijos.

“Con palas y picos, salen al menos dos veces por semana a buscar en fosas los restos de sus familiares. Hasta ahora han encontrado 56 cuerpos, no todos son los que ellas buscan, aun así no dan tregua. Han aprendido a encontrar fosas entre la tierra removida”, describe el medio.

Su causa traspasa fronteras en forma de reportajes en medios impresos y electrónicos e igual mediante contenido que se difunden en las redes sociales. Con el  tema Te buscaré hasta encontrarte, el compositor del tema y productor, Abel Sarmiento Carabeo, ha logrado que la comunidad mundial sepa del sufrimiento de estas madres sinaloenses.

La visibilidad que tienen en el contexto internacional “las acercó a las personalidades que semblantean y estudian casos para proponerlos al Nobel de la Paz; tal vez lo reciban el próximo año o quizá después, pero reúnen los requisitos de elegibilidad”, considera una fuente de Aministía Internacional que da seguimiento a las Rastreadoras.

La nominación es inminente y corresponderá al Comité Noruego decidir cuándo eleva a nivel Nobel la lucha dolorosa de estas guerreras por hallar los cadáveres de sus hijos.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]