En 7 de cada 10 hogares en México son violentos con los niños

En 7 de cada 10 hogares en México son violentos con los niños

Un estudio realizado por la UNICEF en colaboración con la Secretaría de la Salud, reveló que en México el 69 por ciento de los hogares tiene historias de violencia en la formación educativa de los niños.

Una nalgadita, un insulto, algún castigo, anteriormente este tipo de correctivos eran aceptados socialmente y pasaban desapercibidos casi como una necesidad formal del patriarcado, que encontraba en las agresiones la vía ideal para imponer en los menores los ideales y valores familiares, pero que hoy en día ha quedado obsoleto luego de que se demostrara que a través de esta manera de educar emergían generaciones con un gran número de problemas psicológicos que a la larga afectaban de manera contundente en su actuar.

La investigación presentada ante la Comisión de Derechos Humanos del Senado, se destaca que solo en 31% de los hogares la educación de los menores de edad de entre 1 y 14 años se realiza sin ejercer ningún tipo de violencia, principalmente entre los miembros de la clase media y media alta, por otra parte son los niños los que reciben castigos más severos y de carácter físico en comparación con las niñas siendo la zona centro del país la que más registra este tipo de incidentes, aunque la zona norte no se queda exenta de problema y en Sinaloa también.

 

LO DIJO:

“Este es un nivel de agresión física que no es de ninguna manera deseable y esto tiene que invitar a la reflexión muy clara acerca de la enorme necesidad que hay en el país de generar opciones de mayor conocimiento y de mayor acceso a herramientas y de mayores capacidades de las madres y los padres para poder realizar una crianza no violenta para los niños”.

—Tonatiuh Barrientos. Director de Salud Reproductiva del INSP.

 

Hablamos de frases como “los jóvenes de ahora ya no aguantan nada, en mis tiempos…” o “lo que ese niño necesita es una buena chinga…”. Imponer mano dura a los niños no es la solución, de hecho puede ser determinantemente perjudicial y podría terminar creando adolescentes rebeldes o sentimientos de culpa y depresión.

Otra variante importante que se debe mencionar es que la mayoría de los padres en nuestro país olvida las vacunas de sus hijos e irónicamente son las familias con más ingresos las que han dejado de mostrar interés por prevenir enfermedades a través de estos medicamentos que se pueden encontrar incluso de manera gratuita.

Ahora ya lo sabes, si formaste parte de la generación que fue educada con base a agresiones físicas o verbales, deberías considerar mejor si quieres seguir con el mismo modelo al educar a tus hijos ya que sin querer, podrías estar incentivando la rebeldía que tratas de controlar con un par de golpes o insultos.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]