Fidget Spinner y el rápido éxito de los juguetes antiestrés

Fidget Spinner y el rápido éxito de los juguetes antiestrés

En las últimas semanas una nueva tendencia se ha implantado en la sociedad y a menos que hayas estado debajo de una piedra ya sabrás a que nos referimos.

El Fidget Spinner o simplemente Spinner, es un juguete que actualmente goza de muchísima popularidad entre los jóvenes y niños principalmente. Todos quieren uno, pero… ¿realmente fue pensado para entretener a todos?

La historia de estos dispositivos se remonta a 1993 en Washington cuando su inventora, Catherine Hettinger, decidió buscar una forma para entretener a su hija de siete años, quien en ese entonces padecía de miastenia, una enfermedad que vuelve a los músculos muy débiles.

El concepto de tal juguete es sencillo: un elemento con un eje central y dos, tres o más brazos terminados en unos rodamientos que aporten peso, mismo que nos permitirá hacerlo girar. Hettinger registró la patente del spinner en 1993, pero la perdió en 2005, por no poder cubrir la cuota de los 400 dólares que suponía renovarla. Ahora, con 62 años, Catherine solo ve cómo el que fuera su invento se vende por millones alrededor del todo el mundo, además de que se le ha dado el atributo de ayudar a los niños que padecen de autismo.

Por su diseño y su forma de funcionar permite realizar acrobacias sin mucho esfuerzo, pero también genera un peculiar sonido debido a los orificios que posee en los extremos. Esto último ha provocado que se prohíba su uso en escuelas debido a que se considera como un distractor para las clases.

Su popularidad también llegó a México y por supuesto a Culiacán, donde todos sabemos que lo que alguien con un poco de renombre toca se vuelve popular. Así pasó con el Fidget Spinner, mismo que hoy día es replicado y se distribuye en varios puntos de nuestra ciudad.

Sin embargo, y pese a su popularidad, el Spinner no es el primer ni último juguete antiestrés, estos ya existían en nuestro país desde hace mucho tiempo atrás.

Pelotitas apachurrables

Uno de los primeros en venir a la mente son aquellas pelotas que podían aplastarse y recuperaban su forma original rápido. Al día de hoy todavía es posible encontrar algunos ejemplares para ayudarnos a sobrellevar cualquier momento de estrés en la oficina, hogar, o en la escuela.

Fidget Cube

Un pequeño cubo que posee varias formas de juego en sus caras, una imita a la perfección la palanca de un control de videojuegos; otra posee unos engranes que suben y bajan, así como una rueda parecidas a las trackballs de los antiguos blackberry; otra cara posee botones que dan la sensación de accionar algún dispositivo o en algunos casos como si reventaras burbujas de aire; en otra de las caras encontramos una rueda que podemos girar una y otra vez; también cuenta con una cara con forma de switch parecido a los que sirven para accionar las bombillas de la luz; y por último el que podría parecer más sencillo, una superficie con una hendidura para quienes disfrutan de frotar su dedo constantemente.

Begleri

Un juguete griego que consta de una cuerda con dos pesas a los extremos y que sirven para hacer trucos y acrobacias, aunque este último requiere de un poco más de práctica para dominarse.

Slime

Una sustancia que no es pegajosa y no mancha y que permite adoptar la forma que nosotros queramos darle. Existen también slimes que tienen una textura un poco más sólida y que poseen unas bolitas parecidas al hielo seco, pero estas cuentan con un sonido un poco más crujiente en comparación con los primeros.

The Jammer

El más reciente de todos. Es una barra de madera que por su diseño permite hacer cientos de acrobacias, aunque como es el casi de Begleri, también necesita de un poco de práctica para dominarse.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]