Incongruencia racial | Los mexicanos no quieren ser morenos

Incongruencia racial | Los mexicanos no quieren ser morenos

Aun con la revolución del estereotipo de la belleza que se ha venido manejando entre la industria de las tendencias en indumentaria y productos de cuidado, higiene y belleza personal, incorporando a modelos de diferentes etnias, tallas y estaturas, con resultados que avanzan de manera lenta en contra de los estándares de belleza que por décadas se nos han impuesto.

Si pensamos en el ideal de una modelo seguramente recurriremos a la típica imagen de la top rubia de gran estatura y cuerpo delgado o en los casos más radicales y especiales en el empoderamiento de las modelos de raza negra que se han vuelto íconos de la industria pero que también han tenido problemas para abrirse paso en ese mercado.

Una investigación que a primera vista podría parecernos ridícula y poco convencional que a manera de video se viralizó en redes sociales muestra la percepción infantil sobre el racismo y los diferentes tipos de color de piel en nuestro país, arrojando resultados que quizás todos conocemos, pero nos apena aceptar.

El problema es que el mexicano promedio, que por lo regular es moreno, se siente más identificado con el color blanco, aunque un gran número de tonalidades de pigmentación se interpongan entre él y ese nivel ideal de melanina sugerido por los medios. Si le preguntaras casi a cualquier niña mexicana si le gustaría parecerse a Candice Sweanopel, una reconocida modelo rubia o entre Adriana Lima, una de las máximas representantes de la comunidad latina en el gremio y también una de las más bellas según cientos de publicaciones, seguiría eligiendo a la modelo rubia.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México 2010, realizada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, el 20% de los mexicanos no está contento con su color de piel. Además, el 24% de nosotros se ha sentido discriminado por su apariencia física. Y es que nuestro país ha sido escenario de situaciones tan violentas como discriminatorias que hemos preferido refugiarnos en algo parecido a un racismo incongruente.

Apenas el día de ayer Pictoline lanzó una viñeta dedicada al fotógrafo Dorian López, un reconocido artista del mundo editorial de la moda por su contante trabajo en el medio, que decidió romper el paradigma de que solo las personas blancas son bellas, a través de una galería en Nueva York que ha roto esquemas y abierto una pequeña brecha para una de las etnias más representativas como lo es la comunidad latina.

Los medios impresos y digitales se han empeñado en mostrar a sus seguidores algo que definiremos como un anhelo y no como una realidad de la comunidad latina y específicamente mexicana, que tras su contacto directo con una sociedad autoproclamada perfecta, como lo es la estadounidense, ha recurrido al autobullying y a la búsqueda innecesaria de la imitación.

Lo cierto es que vivimos en un país en el que alrededor de la mitad de los habitantes, tanto hombres como mujeres, de casi cualquier edad, no se sienten identificados con su pigmentación cutánea, abogando siempre poseer un tono más caucásico, aun siendo parte de una nación en la que 55% de la población ha sufrido discriminación por el color de piel entre semejantes, incluso tratándose de una misma raza y literalmente de un mismo color que dista mucho de ser apiñonado.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: editor@revistaespejo.com