Tema de la semana | Impunidad: la otra violencia

Tema de la semana | Impunidad: la otra violencia

¿Cómo fue que llegamos a estos niveles de violencia y corrupción?

A la par que en las principales ciudades del estado la ciudadanía ha decidido salir para exigir justicia, un alto a la violencia y un freno a la corrupción, la sociedad organizada también empieza a entender que todos estos lastres tienen su origen en la impunidad, la cual ha tenido tiempo de sobra para enquistarse en nuestras instituciones.

La cifra es simplemente indignante. De todos los delitos denunciados ante las instituciones de seguridad en el país, el 98.5% se queda sin resolver. Así, virtualmente el total de los crímenes reportados ante las autoridades quedan impunes, mientras que, ya sea por miedo, apatía o desencanto, un buen número de los mismos ni siquiera llega a la denuncia.

El reto no es pequeño y, a nivel local, acciones realizadas esta semana como el compromiso de instalar 1,200 cámaras de seguridad entre Culiacán y Navolato y la creación de una Unidad Especializada en la Investigación del Robo de Vehículos apuntan en la dirección correcta.

Lo malo es que las acciones siguen llegando solo cuando las autoridades sienten que el agua les está llegando al cuello. Así, en la sesión del Congreso del pasado martes, la cual se vio envuelta en críticas para el fiscal general del Estado e incluso una invitación a la renuncia del gobernador Quirino Ordaz Coppel, la diputada priista, Irma Tirado Sandoval, propuso un pacto social y un voto de confianza para los encargados de la seguridad en la entidad.

Pero un pacto social no es suficiente.

Desde marzo del 2016, la Coparmex propuso ante el Congreso del Estado una serie de reformas para atacar la corrupción y castigar los crímenes cometidos al interior de las instituciones públicas. De aprobarse, esto sería un excelente inicio en la carrera para acabar con la impunidad. Sin embargo, al ser un tema incómodo para los servidores públicos, tanto la 61 como la 62 legislatura han mandado la propuesta del organismo empresarial a la congeladora legislativa.

Mientras tanto, los nulos resultados mostrados por el fiscal general, Juan José Ríos Estavillo, y la actitud evasiva del gobernador Quirino Ordaz al ser cuestionado sobre estos temas, nos hacen pensar que aun estamos lejos de alcanzar la paz social que desde hace años añoramos los sinaloenses.

 

El fantasma de la desesperanza invade el ánimo de una sociedad que no ha entendido que, antes de la corrupción y la violencia, debemos integrar el tema de la impunidad a la conversación pública, pues solo atacando este lastre se lograrán reducir aquellos.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]