Porque soy milenial | No necesito una pensión para mi retiro

Porque soy milenial | No necesito una pensión para mi retiro

Si eres de los que piensan que los trabajos informales y la onda freelance son el futuro del deteriorado sistema de empleo actual, deberías pensarlo dos veces antes de suponer la efectividad de este tipo de modelos que se alejan de la formalidad y que en la mayoría de los casos no cuentan con prestaciones sociales, mismas que han ido restando privilegios y se han convertido en procesos aletargados, llenos de trabas y requisitos cada vez más difíciles de cumplir.

Las ansias de libertad y del proceso artístico, aún para efectuar labores que no requieran dicho proceso, han dado lugar a una nueva serie de formas de empleo y autoempleo que dejan a la comunidad milenial con una idea engañosa sobre las prestaciones laborales ligadas a la seguridad social, específicamente en los puntos de salud, vivienda y pensiones para el retiro.

Esta semana sin duda uno de los grandes tópicos nacionales fue el tema de las pensiones y su drástico futuro según expertos de la economía nacional, asegurando que entre el 60 y el 86 por ciento de los mexicanos parte de esta generación no lograrán pensionarse en el sistema actual.

Aunque el panorama no es para nada alentador y han convertido el tema de las pensiones en una bomba de tiempo que en 20 años no ha podido concentrar un futuro esperanzador, lo realmente alarmante es el poco interés de la generación Y, con respecto a su futuro cuando ya no sean capaces de seguir laborando.

Y es que muchos de estos “espíritus libres” se lanzan al mundo laboral con la expectativa de formar acaudaladas fortunas a través de sus talentos o sus habilidades comerciales, emprendiendo negocios o trabajando de manera informal para empresas que se aprovechan de su condición freelance para pagar inadecuadamente por su labor, ya que para muchos es mejor recibir una módica cantidad sin descuentos o desvíos para prestaciones de ley, que la seguridad y el respaldo que estos sistemas brindan a sus beneficiarios.

No se duda de la capacidad milenial para generar ganancias a través de su trabajo, de hecho han demostrado ser una generación bastante productiva, el fallo es esa idea de tan efímera de la vida misma, del quiero ganar hoy para poder gastar hoy mismo. La mala administración de sus ganancias y la casi nula capacidad de ahorro de los milenials los han colocado en un campo de fusilamiento en el que se encuentran apuntando los servicios de salud, Infonavit y los sistemas de pensiones y préstamos.

Ante un futuro que se encaminado a destruir las jubilaciones y un presente en el que algunos cobran miles de pesos en una quincena mientras que otros naufragan con pensiones suscritas al salario mínimo, los milenials y su afán de libertad, que no necesariamente debería estar en guerra con la formalidad laboral que también es necesaria, tendrán que encontrar el balance más justo entre lo que quieren y lo que necesitan, ya que planear el futuro podría ser otra forma más cómoda de vivir el presente.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]