Multiplican productividad con cultivo hiperintensivo de camarón

Multiplican productividad con cultivo hiperintensivo de camarón

Compartir:

Investigadores y estudiantes de la Universidad Estatal de Sonora (UES) desarrollaron un sistema que permite la producción de camarón mediante técnicas bioseguras, así como el incremento del rendimiento. Se trata del cultivo de este crustáceo mediante una opción biosegura y de bajo impacto ambiental, el cultivo en biofloc.

Mientras que mediante el sistema de cultivo tradicional se producen hasta 1.4 toneladas de camarón por hectárea cultivada durante los meses de mayo a julio, el cultivo en biofloc, desarrollado por la Universidad Estatal de Sonora, produce de 40 a 60 toneladas por hectárea y por cada ciclo, señaló el líder del proyecto, Anselmo Miranda Baeza.

El profesor y miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), señaló que la técnica comenzó en la década de los 70 y posteriormente empezó a implementarse en Asia, donde iniciaron los problemas sanitarios. Sin embargo, cada país y región tiene condiciones particulares, desde el equipo que utiliza y el dimensionamiento de las granjas.

 

La técnica

La técnica consiste en un sistema que trabaja las 24 horas con un suministro de aire permanente, ya sea a través de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) o de sistemas de respaldo. Es importante, debido a que, si el producto carece del sistema de aire durante 30 minutos, comienza la mortalidad del crustáceo.

El sistema cuenta con tres o cuatro kilogramos de producto por metro cuadrado. Además del camarón, cuenta con una alta concentración de materia orgánica, que es el alimento natural para el camarón.

A diferencia de las granjas tradicionales que alcanzan hasta las cinco hectáreas, los estanques en los sistemas hiperintensivos son generalmente de un quinto de hectárea, es decir, de dos mil metros cuadrados, e incluso hasta de mil metros cuadrados, debido a que son de invernadero y se encuentran recubiertos por una geomembrana, por lo que el producto permanece en algo similar a albercas de gran tamaño.

 

LO DIJO:

“Este tipo de sistemas se desarrollan en invernaderos. El producto no está en contacto permanente con el medio, eso hace que no haya transmisión de enfermedades entre granjas. En caso de registrarse algún problema, lo que resultaría muy raro, se aislaría porque son estanques pequeños”.

—Anselmo Miranda Baeza, líder del proyecto.

En práctica en empresa sinaloense

En 2014, los investigadores de la UES asesoraron a la empresa Camaronicultores de Sonora, S.P.R. de R.L.; en 2015, a las empresas Proveedora de Larvas, S.A. de C.V. (Fitmar, del municipio de Rosario, Sinaloa) y Proimax, S.A. de C.V. (de El Salvador); en 2016 y 2017 asesoraron a la empresa Unión de SPR de RI, Ceferino Valenzuela (Granja: Acuícola Polifuncional Camahuiroa, Sonora).

El caso más importante es el de la empresa Fitmar, en Rosario, Sinaloa, que, con apoyo del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), logró la producción de 60 toneladas de camarón por ciclo y por hectárea.

 

PARA SABER:

México ocupa el noveno lugar como productor mundial de camarón. El promedio de producción nacional de ese producto durante los últimos cuatro años es de 176,638 toneladas, superadas durante 2016. La producción en México aumentó hasta en 65.5 por ciento en cuatro años, lo que lo posiciona como el segundo producto más importante del sector pesquero del país.

Con información de la Agencia Informativa Conacyt.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: