Porque soy milenial | Soy más de lo que muestro en mis redes sociales

Porque soy milenial | Soy más de lo que muestro en mis redes sociales

Con tantos prejucios que giran en torno a la comunidad milenial que domina las redes sociales y los estigmas que carga toda una generación marcada por sus hábitos de consumo, los movimientos que abandera y esa libertad arraigada en cada una de sus estrategias ejecutadas de manera individual y colectiva, los perfiles en redes sociales se han convertido en cartas de presentación que podrían darle al mundo una percepción muy diferente de la personalidad que tenemos lejos de las plataformas virtuales.

Fotografías de perfil en cualquier lugar, en todas las poses posibles, artísticas, graciosas o paparazis; comentarios agresivos, de motivación, chistes o anécdotas; memes, videos, publicaciones ajenas o propias, notas, viñetas… Las redes sociales le han dado a cualquiera con acceso a un móvil y a internet la posibilidad de propagar información  que siempre termina tejiendo una red que revela más de lo que a veces se quiere mostrar.

Se trata de un conflicto entre lo que somos, lo que queremos ser y lo que no queremos ser, aunque la idea es siempre proyectar una sensación de felicidad, no basta simplemente con una selfie como foto de perfil, construimos un perfil a raíz de nuestro comportamiento en redes sociales y la interacción con otros usuarios de las mismas. Seguro conoces a alguien que no es tan gracioso en persona como los comentarios que realiza a través de Twitter y esto se debe en gran medida a la oportunidad que brindan estos espacios para desinhibir ciertas frustraciones personales, gracias al escudo que brinda el mundo virtual.

Asumimos un rol ingenioso, divertido y acertivo en Twitter; uno más profundo y reflexivo en Facebook; y uno más estético, perfecto y hasta simulado en Instagram. Adoptamos una personalidad diferente en cada red social para tener la oportunidad de mostrarle al mundo nuestras diferentes facetas según las características de cada red, ser “más de lo que piensan que somos”. Una investigación del Penn State’s College of Information Sciences and Technology, señala que este amoldamiento inconsciente sigue algunos patrones relacionados con la edad de las personas, y es sobre todo el caso de los milenials el más complejo de analizar, debido a la dificultad de desagrupar a una generación que se empeña en tomar rutas distintas, pero al mismo paso marcado.

No se trata de una doble vida, menos de un trastorno de personalidad múltiple, sino de la idea de refugiarnos en nuestras fortalezas que a veces mostramos en una serie con un filtro amarillento o a través de 140 caracteres. Nadie está exento, al parecer todos quieren demostrar algo de ‘lo que son’ y llamar la atención del público al que se dirigen. Hicimos de las redes sociales un espacio para nuestra imagen pública que se forma y reforma a voluntad de principio a fin, mostrando solo lo que queremos mostrar adaptando nuestra estética e incluso nuestras posturas a temas tópicos según las tendencias y el selecto grupo de personas virtuales entre las que nos desenvolvemos.

 

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]