El nuevo look de Mazatlán | Palmeras, calles empedradas y obras mal planeadas

El nuevo look de Mazatlán | Palmeras, calles empedradas y obras mal planeadas

La anhelada llegada del Tianguis Turístico al puerto de Mazatlán ha traído consigo una serie de remodelaciones, que con el afán de dejar ‘más presentable’ a La Perla del Pacífico, le ha dado una nueva vista a algunas zonas emblemáticas de la ciudad, mismas que no tienen conformes a un gran número de ‘patasaladas’.

Se lee en redes sociales, es el tema central de muchas pláticas entre los críticos de la administración de Fernando Pucheta en el emblemático puerto sinaloense: “Nos están cambiando Mazatlán”… Entre palmeras y calles empedradas, obras mal planeadas, la obstrucción del paseo Olas Altas y del Centro Histórico, los mazatlecos han manifestado de todas las formas posibles que el puerto no necesita tantos cambios ni remodelaciones.

Si hacemos un recuento de la gran cantidad de proyectos que se llevan a cabo simultáneamente para darle un aspecto diferente al destino turístico más importante del estado, es evidente el desespero por parte de las autoridades el dejar impecable a la ciudad para el magno evento que ocurrirá en abril del año próximo, no importa si se sacrifica la esencia de algunos puntos emblemáticos para los locales, siempre y cuando se logre apantallar a los visitantes nacionales e internacionales que acarreará el ya mencionado Tianguis Turístico.

La velocidad con la que se han puesto en marcha las obras, la nula consulta ciudadana y ese ímpetu renovador que ha caracterizado a la alcaldía de Mazatlán, solo han detonado un montón de especulaciones entre el sector civil sobre los recursos destinados a las obras, tema sensible para los habitantes del puerto, que han tenido que lidiar con un gran número de defectos en los proyectos realizados por las últimas dos administraciones.

Algunos lectores de ESPEJO se han mantenido pendientes a la información que es revelada sobre los cambios en la infraestructura pública de Mazatlán, alegando constantemente en redes sociales sobre el furor puchetista y los intereses de la cúpula política a nivel estatal.

Lo cierto es que desde el furor por las palmeras que llegó con Carlos Felton y al que se sumó el actual gobierno priista, sumado a la tala de árboles en la plazuela Machado, la eterna evasión del tema pluvial en el centro de la ciudad, el cambio en el sistema de estacionamientos por el malecón, el proyecto de una tirolesa más grande del mundo y el tema del empedrado en el popular paseo de Olas Altas, han dejado con muy mal sabor de boca a los mazatlecos, que se sienten molestos y frustrados por el cambio radical en algunos sitios emblemáticos del puerto.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]