Porque soy milenial | Lo voy a comprar porque me recuerda a mi infancia

Porque soy milenial | Lo voy a comprar porque me recuerda a mi infancia

Si hablamos de los hábitos de consumo de los milenials nos encontraremos con un panorama lleno de vértices y aristas, entre los que resalta la manía por adquirir bienes y suvenires que les hacen recordar con melancolía su infancia. El mercado de la nostalgia ha encontrado en este sector un nicho que lo ha catapultado al éxito debido a esa tendencia ‘Peter Pan’ de la generación Y y su afán por no envejecer nunca.

La nostalgia se concibe como un anhelo intenso de personas, momentos, lugares o cosas del pasado, de situaciones vividas que nos hicieron felices. Los sentimientos nostálgicos son frecuentes de manera individual, lo que psicológicamente se interpreta como una necesidad de regresar al pasado que detona un estado de bienestar. Este sentimiento ha visto nacer una popular y muy certera forma de mercado que se ha acaparado el mercado de la generación más criticada por sus antecesores, los baby boomers y los X.

Los milenials ya no son unos niños, la etapa adulta los ha alcanzado aunque se han empeñado en correr y saltar obstáculos, ataviados con ropa deportiva o casual, escuchando las canciones que marcaron su adolescencia y debatiendo sobre qué serie, caricatura o superhéroe es más genial. Los ahora adultos han crecido en tiempos en los que la economía atraviesa senderos complicados, muy diferentes a los que probablemente vivieron en un infancia en los que no tenían que preocuparse por solventar sus gastos, es por eso que todo lo que les recuerda a esta etapa de abundancia los hace sentir que esos tiempos fueron mejores.

Mientras tanto las marcas, principalmente de entretenimiento, indumentaria y suvenires se han aprovechado de esta ola de melancolía para cautivar como flautistas de Hamelin a los amantes del pasado, mismo que se vende como pan caliente a través de tiendas físicas o digitales, ¿quién lo diría, el pasado se ha adaptado de manera casi perfecta a las nuevas formas de comercio?

El ‘marketing de la nostalgia’ figura como una tendencia busca hacer sentir al consumidor, tranquilo, seguro, feliz y conectado con la historia y recuerdos positivos con la marca y en ocasiones trasciende la pauta de edades de la generación milenial, que siempre está dispuesta a probar que sus alcances van más allá de los que se les han impuesto, coreando canciones que no fueron hits en sus tiempos, adaptando formas de vestir vintage a los cortes slim fit, siempre con la idea de que viejo es sinónimo de bueno.

Irónicamente los milenials crecieron con contenidos y productos futuristas, siempre innovando o en la búsqueda de ser transgresores, fue este modelo de producción y consumo el que los dejó atrás y se concentró en los nuevos dueños de la tecnología, la generación Z. Con la tecnología unos cuantos pasos más adelante, los milenials han optado por hacer de su pasado una bandera que atrinchera no solamente el miedo a envejecer, sino la idea de que los ‘buenos tiempos’ también pueden volver.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]