Tema de la semana | La violencia en Sinaloa… ¿a qué juegan?

Tema de la semana | La violencia en Sinaloa… ¿a qué juegan?

¿Cuál es la estrategia de seguridad pública para Sinaloa?, ¿es la de los militares?, ¿la de las cámaras de videovigilancia?, ¿la del drone? ¿Cuál?

La mañana del jueves 24 de agosto, un nuevo hecho de violencia cimbró a la opinión pública cuando dos promotores deportivos fueron asesinados a un costado del Centro Cívico Constitución, a escasos metros de una estación de policía.

Luego de este lamentable hecho, el alcalde Jesús Valdés Palazuelos reaccionó señalando el reforzamiento de la seguridad en el primer cuadro de la ciudad, en donde a partir de ya se incrementaría el patrullaje de todas las corporaciones de seguridad, incluyendo al Ejército.

Lejos de disminuir, los hechos de violencia siguen ocurriendo a todo lo largo y ancho del estado y, como en este ejemplo, la respuesta de las autoridades sigue pareciendo más de ocurrencias que de una estrategia de seguridad.

En este sentido, durante las últimas semanas se ha estado anunciando la instalación de bases militares en puntos estratégicos del estado, por lo que se entiende que, si en un primer momento se tuvo la intención de mantener la presencia militar solo por un plazo determinado, ahora podemos estar seguros de que los militares no se van a ir ni pronto ni tan fácilmente de la entidad.

Además de esto, durante las últimas semanas:

  • Se han instalado cámaras de videovigilancia con inversiones millonarias en las principales ciudades.
  • Se adquirió un dron militar para tareas de vigilancia en las zonas serranas.
  • Se ha hecho una ardua labor de capacitación a agentes de seguridad en el Centro de Adiestramiento en la Sexta Región Militar, en el municipio de Mazaquiahuac, Tlaxcala.

Pero al parecer ninguno de estos esfuerzos han sido suficientes para dar resultados en las tareas de seguridad pública.

Al contrario, lo que sí queda de manifiesto es que tanto el Gobierno estatal como los ayuntamientos dependen cada vez en mayor medida de la presencia militar para paliar y mantener controlados los niveles de criminalidad e inseguridad.

Ante esta preocupante situación, solo nos queda lanzar una vez más el cuestionamiento acerca de cuál es la apuesta de nuestros gobernantes en materia de seguridad pública. ¿Es la de los militares?, ¿la de las cámaras?, ¿la del drone? y por lo tanto, ¿dónde está el Plan Estatal y los planes municipales de seguridad pública?

Mientras tanto, la espiral de violencia permea cada vez más en espacios a los que antes no llegaba. Así, poco a poco parques, centros de reunión y demás espacios públicos se ven afectados sin que las autoridades realicen acciones efectivas para evitarlo.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]