4 meses sin respuesta | La Fiscalía se tiñe de rojo y los culichis exigen justicia para Javier Valdez

Compartir:

Fue el 16 de mayo de 2017 que se hizo el compromiso: el Gobierno del Estado dijo a la familia del ya finado Javier Valdez, al gremio periodístico y a la ciudadanía, que la muerte del ‘Malayerba’ no podía quedar impune. Ya han pasado cuatro meses y la historia parece haber quedado encarpetada, ignorada entre los pasillos de la Fiscalía, pero viva en la memoria de sus seres queridos y los ciudadanos hartos de la violencia que impera en el estado, sobre todo porque nunca hay respuestas.

Hoy se cumplen cuatro meses del suceso que marcaría un antes y un después en el periodismo local, la muerte que pondría a la capital de Sinaloa bajo la lupa y los reflectores del mundo, una perdida que conmocionaría al gremio periodístico y replantearía el riesgo de proclamar la verdad en el estado. El legado de Javier Valdez ha trascendido la muerte y ha encontrado en la voz ciudadana el grito de justicia que le faltaba al dolido pueblo culichi.

Comenzaron a llegar desde antes de las nueve de la mañana. Entre familiares y fieles amigos del desaparecido periodista se fue armando un numeroso grupo de personas que se saludaban entre sí y comenzaban a organizar la protesta de manera simbólica: “Ustedes se van a poner allá y nosotros acá”, se escuchaba y luego extendieron las mantas que la mayoría conocemos, las que han desfilado en las múltiples marchas que claman justicia, pero que no la han encontrado.

Una fila de cruces rojas decoró el verde jardín de la Fiscalía General de Justicia, luego fue trasladada al camellón de bulevar Enrique Sánchez Alonso. Ese fue el llamado para que los manifestantes tomaran la calle y detuvieran el tráfico por algunos minutos. ¡Justicia Javier Valdez! es ya un coro indispensable en las protestas que llevan por estandarte la figura del periodista, al ritmo de los gritos de la multitud y los claxon de los automóviles danzaba entre la calle la figura de una lúgubre muerte, una metáfora evidente a la situación del caso de Valdez.

Posteriormente los civiles se ubicaron frente a la entrada de la Fiscalía para manifestar su posicionamiento frente a una manta bordada a mano, cruces y carteles. La señora Griselda Triana y los hijos de Javier acompañaron a Ismael Bojórquez a emitir el mensaje central, aunque las manos y las piernas del director de Ríodoce temblaban, el texto fue preciso y a la yugular de la mentira y el olvido que la Fiscalía y el gobierno han hecho del desenlace de la vida de Javier.

Silenciosamente los manifestantes se encargaron de teñir el frente de la Fiscalía con manos rojas, simbolizando la sangre y el desespero de su protesta, que prometió ser cada vez más intensa si no se respondían todas las dudas que envuelven a los seres queridos de Javier, que le hicieron saber de esta manera a Quirino Ordaz Coppel, gobernador del estado y a Juan José Ríos Estavillo, fiscal general de Sinaloa, que cuatro meses jamás serían suficientes para dejar en el olvido la memoria de Javier Valdez.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: