Porque soy milenial | Puedo cambiar mi país desde mis redes sociales

Porque soy milenial | Puedo cambiar mi país desde mis redes sociales

Compartir:

El activismo ha ido evolucionando de manera contundente a través del tiempo, desde las protestas pacíficas hasta las más violentas y ha encontrado, de la mano de los milenial, un terreno muy prolífero en las redes sociales, un lugar que ha logrado vencer los límites de la distancia, el lenguaje y las culturas para unir a las personas que buscan cambios radicales al sistema.

En México, cerca de 62.4 millones de personas, lo que simboliza a un total de 57.4% de la población, tiene acceso y usa internet, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Además, 3 de cada 10 personas nacidas entre 1980 y el año 2000, les importa más mostrar su descontento al Gobierno mediante redes sociales que saliendo a votar, según el estudio Voto milenial realizado para conocer los intereses de los milenials.

Acusados siempre por sus hábitos, los milenials han encontrado un espacio perfecto en redes sociales para expresar sus frustraciones y descontentos, una versión más tecnológica de los plantones que realizaban sus predecesores para manifestarle al Gobierno y las instituciones su inconformidad en cuanto al sistema.

 

LO DIJO:

“Es muy saludable cívicamente que la gente exprese sus criterios y sus puntos de vista sobre las diferentes propuestas o proyectos existentes en relación con determinadas cuestiones polémicas. Y eso, qué duda cabe, se puede hacer también a través de las redes sociales. Sin embargo, las redes sociales, por relevantes que sean, jamás podrán sustituir a las denominadas asociaciones voluntarias. El grado del compromiso político y cívico que se puede deducir de la participación en las redes sociales, con ser digno de mención, no es, ni mucho menos, del calibre e importancia que la activa participación periódica en una asociación civil voluntaria”.

-Jaime Rodriguez Arana. Columnista.

Sin embargo, movimientos civiles como el feminismo, la diversidad sexual y el respeto animal, han utilizado estas plataformas para crecer considerablemente adentrando a los ajenos de una manera amistosa a los ideales de sus luchas y traduciendo la protesta digital en iniciativas tangibles que han generado espacios de discusión y debate más abiertos para sus demandas.

Aunque las plataformas sociales en la red generan un mundo lleno de posibilidades y reacciones, aún falta mucho por trabajar para unir ese sentimiento que se expresa en Facebook y Twitter con los intereses tangibles de la población. El 2018 trae consigo una temporada llena de decisiones difíciles y será el sector milenial uno de los protagonistas más esperados por el gremio político, pues son ellos los que resguardan el voto indeciso de la apuesta, un péndulo que se balancea entre la izquierda y la derecha y que tendrá que salir del mundo virtual para ejercer el rol cívico que le corresponde.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: