Reflexión cinéfila | Sentimientos encontrados tras la nueva versión de ‘Eso’

Reflexión cinéfila | Sentimientos encontrados tras la nueva versión de ‘Eso’

Dentro del medio cinematográfico, uno de los géneros que más llama la atención es el de terror. Con el paso del tiempo, diversas han sido las propuestas que exploran el tema en cuestión y así  ofrecer al público ideas nuevas. Cabe señalar que como parte de esta respuesta, el público suele ser más exigente en cuanto al tipo de historias. Esto motiva a directores a ser creativos con sus proyectos, algunos alcanzando el gusto por el público, mientras que otros no trascienden como tal.

En 1990 vimos una de las adaptaciones más interesantes dentro del género: “Eso”, misma que causó revuelta en la década, pues al tratarse de una obra del maestro Stephen King, las expectativas eran altas. Inmersos en la dinámica de reboots y remakes, en este 2017 llega la nueva propuesta de Eso (IT), bajo la dirección de Andy Muschietti (Mamá, 2013).

Ante este proyecto, un sinfín de especulaciones se desarrollaron, principalmente si el resultado de este remake funcionaría a tal grado de comparar esta nueva versión con la minisierie de 1990. Ahora es momento de adentrarnos en lo que Andy Muschietti ofrece al público:

Sumergidos en una historia que va acompañada por terror psicológico, horror y suspenso, nos situamos a finales de los ochentas en donde personas comienzan a desaparecer, siendo más complicado el caso en los niños. Ante la desaparición de Georgie, Bill Denbrough y sus amigos emprenderán una búsqueda para descubrir algún indicio sobre este suceso, como resultado se encontrarán con el temible Pennywise.

Partiendo de la idea principal de la historia, y de la que probablemente no somos ajenos, en la nueva cinta del director apreciamos una gran inversión en cuanto a la creatividad del guión, el cual fluye de manera simple. En este punto tenemos a cada uno de los personajes, quienes aportan un toque adicional para adentrarnos más en la historia. Estos puntos funcionan muy bien, llevando en buen camino el desarrollo de la película.

En cuanto al punto fuerte, en Eso podemos apreciar varias vertientes que pueden llegar a impactar al espectador, pero en la cinta apreciamos la dinámica más común para causar conmoción: jump scare. Quizás este método funcione con parte del público, pero el panorama pudo ser más impresionante si este punto hubiera logrado conjugarse con otros métodos de terror psicológico.

Las expectativas en cuanto a lo anterior fueron muy altas, pues a lo mencionado en la sinopsis y en las primeras impresiones por parte de la crítica especializada. Finalmente, en la película tenemos dosis de horror, pero esta es mínima.

Al abordar la historia, podemos apreciar una buena fotografía; esta logra crear un ambiente acorde para la trama. A la par tenemos una buena musicalización.

Con actuaciones buenas, y los detalles que mencionamos anteriormente, apreciamos la nueva propuesta dentro del género. Pudiendo haber aprovechado más el recurso que se presentó desde el inicio, la cinta contaba con todos los medios para haber logrado más, y no verse opacada por la manera en que algunos de los elementos se utilizaron.

            Lector de ESPEJO, ¿la cinta cumplió tus expectativas?

 

 

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]