La tinta de los tatuajes es capaz de viajar desde tu piel hasta el sistema inmunológico

La tinta de los tatuajes es capaz de viajar desde tu piel hasta el sistema inmunológico

El tema de los tatuajes pasó de ser un tema tabú del que poco se hablaba en los medios a convertirse en una tendencia de la que hoy en día muchos son partícipes. Aunque existe un constante debate sobre las repercusiones en el tema de la salud y los estigmas sociales con respecto a quienes se han realizado al menos un tatuaje, la industria de la tinta ha ido creciendo de manera considerable y ha popularizado este tipo de arte que toma como lienzo el cuerpo humano.

El mundo de los tatuajes encapsula una gran serie de mitos y otro tanto de verdades con respecto a las afectaciones directas a la salud de las personas. La revista Scientific Reports presentaba hace apenas un par de semanas un estudio que señala que ciertos componentes de las tintas utilizadas para tatuajes son capaces de viajar desde la piel a los ganglios linfáticos y posiblemente generar un detrimento del sistema inmunológico.

En un primer punto, el estudio realizado por la Academia Española de Dermatología y Venereología, advierte que la acumulación de los pigmentos en los ganglios linfáticos tendrían la capacidad de alterar los resultados en pruebas diagnósticos, y es que estos depósitos de tinta pueden generar graves errores de interpretación dando falsos positivos tras la realización de pruebas diagnósticas por imágenes mediante PET/TAC o en la detección del ganglio centinela en pacientes con melanoma.

En escenarios más hipotéticos planteados por los estudiosos de este proceso, la tinta detectada en los ganglios linfáticos podría generar algún tipo de cáncer, precisa el estudio. Además la investigación advierte que la mayoría de las reclamaciones están relacionadas con el proceso de curación y de los diferentes tipos de tintas, ya sea negra y los comprobables daños que produce, o la casi nula información sobre las tintas sintéticas y sus efectos en la piel.

PARA SABER:

Alrededor del 80% de los colorantes utilizados  para tatuar son orgánicos y más del 60% son pigmentos azoicos, algunos de los cuales pueden liberar aminoácidos aromáticos cancerígenos.

 

La temática de los tatuajes es quizás una de esas polémicas que siempre estarán siendo revisadas bajo lupa, mientras las redes sociales se han encargado de popularizar entre sus usuarios este tipo de creaciones, la ciencia tiene un arduo debate contra la moda para comprobar los daños irreversibles que estas tendencias pueden traer a largo plazo.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]