Lo dice la ciencia | No ceder tu lugar a los adultos mayores en el autobús podría ser la mejor forma de ayudarlos

Lo dice la ciencia | No ceder tu lugar a los adultos mayores en el autobús podría ser la mejor forma de ayudarlos

Compartir:

Ceder el asiento en el autobús a las personas mayores es quizás una de las buenas costumbres que se hereda generación tras generación. Si eres de los que usa el transporte urbano y sueles ofrecer tu lugar a alguna persona de la tercera edad para que no se canse durante su trayecto, quizás no les estés ayudando de manera más oportuna.

Sí, las personas mayores tienden a estar acostumbradas a recibir un lugar en el transporte público cuando ya están todos ocupados y algunos son muy efusivos al momento de exigir un lugar cuando nadie les cede su asiento. Aunque la mayoría da los casos son los más jóvenes quienes terminan ofreciendo su puesto, una publicación efectuada por la revista British Medical Journal sobre la actividad física de los adultos mayores revela que a ellas les beneficia más ir paradas en el transporte urbano.

El estudio dirigido por Scarlett McNally, profesora de ortopedia de Oxford, indicó que estar de pie en el transporte público es un gran ejercicio para los adultos mayores, ya que lo recomendable es que las personas de la tercera edad realicen actividad física al menos 10 minutos al día, cosa que comúnmente no hacen, sobre todo quienes son sobreprotegidos de manera exhaustiva por sus familiares, e ir parados en el autobús es una buena forma de mantener el cuerpo en movimiento.

 

LO DIJO:

“Necesitamos fomentar nuestra actividad a medida que envejecemos, sin decirle a la gente en el transporte que se levante. No coloquen una silla para sus padres mayores, coloquen una segunda barandilla”.

—Muir Gray. Profesor de la Universidad de Oxford.

 

Aunque el enfoque de la publicación es de percepción global y sugiere esta recomendación para adultos que viven en todo tipo de ciudades, sabemos que Culiacán y su transporte urbano son un caso muy específico, debido a la agresividad con la que conducen muchos de sus transportistas y el mal estado de las calles que forman parte de las rutas de los autobuses.

Sin embargo, el estudio es una invitación a las familias en exceso protectoras de las personas de la tercera edad a dejarlas realizar algún tipo de actividad física, ya sea caminar por algún parque, realizar alguna tarea del hogar en específico, subir y bajar escaleras o cargar a veces las bolsas del supermercado, para mantenerlas activas y mantener sus huesos y articulaciones más sanos.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: