#SoyStalker | La obsesión por las vidas ajenas y el complejo de espía virtual

#SoyStalker | La obsesión por las vidas ajenas y el complejo de espía virtual

Compartir:

Las redes sociales han modificado de manera importante el comportamiento de las personas. Este tipo de aplicaciones de interacciones dadas a través de perfiles que construimos a partir de lo que nos gusta y de estándares estéticos tan selectivos como diversos, han generado comportamientos propios de las redes que reflejan más que simples problemas de autoestima y aceptación.

La curiosidad humana es concebida como un motor del conocimiento, la necesidad de comprender el cómo y el por qué las cosa nos vuelven investigadores innatos del universo que ignoramos. Sin embargo, las redes sociales han marcado una pauta importante para los individuos y las representaciones que tienen de sí mismos, al menos en el entorno virtual. Paisajes inalcanzables, fotografías que parecen obras de arte, la oportunidad de expresar emociones y generar reacciones de la audiencia que no sigue y nos comparte, ahora todo mundo puede ser protagonista, no hay filtros.

Detrás de las sonrisas que se comparten en la red también existe cierta melancolía de los que se deslumbran por estas historias de personas casi perfectas, cuerpos esculpidos, trabajos soñados, éxitos y momentos que parecen ser capturados para hacer que el mundo se muera de envidia.

Un estudio realizado por Royal Society of Public Health sobre usuarios de redes sociales precisó que es Instagram un generador potencial de depresión y ansiedad en jóvenes de entre 14 y 24 años alrededor del mundo. En tanto, psicólogos de la Universidad de Copenhague descubrieron que existe un riesgo a caer en depresión si pasas mucho tiempo stalkeando a otros en Facebook, además de señalar que el invierno es la peor época del año para realizar labor de espionaje en redes sociales, ya que la temporada prenavideña suele estar plagada de post positivos, compras y viajes que detonan el malestar de los menos afortunados.

Para Fabio Lacolla, un psicólogo especialista en relaciones interpersonales, un stalker es «una persona a la que se le perdió la vida y quiere encontrarla en las vidas de los demás». Los acechadores o stalkers han convertido una simple revisión de rutina en una obsesión que regularmente es fijada al perfil de vida de una persona en específico y generar contraste entre estos usuarios de cuentas soñadas en Facebook o Instagram podría dañar de manera severa la percepción de la realidad de un stalker que modifica sus estados de ánimo dependiendo de lo que ve en redes.

Lo realmente importante es saber distinguir cuando una simple revisión de un perfil en redes pasa a convertirse en un expediente de espionaje que altera nuestros sentimientos y comportamiento fuera de nuestras cuentas en Facebook o Instagram (solo por citar un ejemplo). Es importante atender este tipo de obsesiones de manera prudente, a veces solo es suficiente con un retiro temporal de la rutina en redes, peor en ocasiones es importante tener en mente la idea de un poco de ayuda profesional para frenar el instinto acechador.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: