El análisis de Óscar Fidel González Mendívil | Más que sapiens

El análisis de Óscar Fidel González Mendívil | Más que sapiens

Compartir:

“A pesar de estar representados en innumerables caricaturas como bestias simiescas que viven en cuevas, los neandertales tenían cerebros ligeramente más grandes que los nuestros”.

Jared Diamond.

Seguro que Pedro Picapiedra tenía algo de neandertal, por eso los grandes corajes cuando perdía en el boliche o llegaba a su casa y no había cena. Cuando encuentren sus restos fósiles se comprobará todo. En una cantera alemana, en 1856, trabajadores desenterraron unos huesos que los científicos creyeron pertenecían a un ser humano deforme. El cráneo era ovalado, con la frente baja, cejas con crestas distintivas y huesos muy gruesos. Estudios posteriores revelaron que los restos pertenecían a una especie de ancestro primitivo, similar a nosotros. El espécimen se denominó neandertal, por el valle de Neander, donde se descubrieron los fósiles.

Mysterious Fossil por Nacho Díaz Arjona.

Los neandertales eran más bajos que los sapiens, tenían narices grandes, el pecho y las extremidades robustas, rasgos que se adaptaban bien a su hábitat: Europa en la última Edad de Hielo. Por estas características, durante mucho tiempo se les consideró como brutos capaces de cazar grandes presas, pero demasiado primitivos como para tener comportamientos humanos modernos.

Sin embargo, esta opinión ha venido cambiando. Ahora sabemos que enterraban a sus muertos con detalles que hacen posible suponer ceremoniales y hallazgos recientes sugieren que los neandertales utilizaban herramientas de piedra, empleaban el fuego, hacían música, se comunicaban a través del canto, se preocupaban por atender a sus enfermos y sabían sobre las cualidades curativas de ciertas plantas.

Neandertales por Tom Björklund.

Todo esto hace más grande la incógnita de su desaparición. Misteriosamente se extinguieron hace unos treinta mil años, más o menos al mismo tiempo que el Homo sapiens llegó a Europa, y muchos científicos sospechan que ambos eventos están relacionados. La teoría más popular es que los humanos modernos contribuyeron a la desaparición de sus primos, sea por agotar los recursos naturales o por entrar en conflicto abierto con ellos.

Existen además datos sobre la cruza entre Neandertal y Sapiens al convivir juntos. A medida que nuestros ancestros humanos salieron de África y llegaron a Europa, se encontraron con los neandertales, se mezclaron y tuvieron descendencia. Debido a esto, se introdujo una pequeña cantidad de ADN de Neandertal en el conjunto de genes humanos modernos.

Hace unos días la revista Heliyon publicó un estudio liderado por el Dr. João Zilhão, de la Universidad de Barcelona, en el cual se demuestra que los neandertales sobrevivieron en algunos lugares de España, miles de años después de su supuesta extinción. Sus hallazgos sugieren que el proceso por el cual poblaciones humanas modernas absorbieron poblaciones de Neandertal, a través del mestizaje, no fue un avance regular y gradual, sino una historia intermitente, discontinua y geográficamente desigual.

Neandertales por Tom Björklund.

“Creemos que el mecanismo discontinuo, irregular, por intervalos, que proponemos debe haber sido la regla en la evolución humana, lo que ayuda a explicar por qué la cultura material paleolítica tiende a formar patrones de similitud geográfica extensa, mientras que los genomas paleolíticos tienden a mostrar complejos mosaicos de ascendencia”, comentó el Dr. Zilhão.

Hace pocos días también, en un artículo publicado en la revista Nature Communications, Oren Kolodny y Marc Feldman, de la Universidad Stanford, proponen como hipótesis que la extinción de los neandertales fue simple y sencillamente consecuencia de la combinación de dinámica poblacional y un mal momento.

Utilizando información sobre el tamaño de la población de homínidos antiguos, patrones de migración y la forma en que funciona la ecología, Kolodny y Feldman construyeron un modelo informático para simular las interacciones de Neandertal y Sapiens. Al inicio de la simulación, Europa se llena de grupos de neandertales que se mueven aleatoriamente y al tiempo, mueren. Ocasionalmente, una banda de humanos modernos migra fuera de África y llega a Europa. Cada especie tiene la misma probabilidad de desplazar a la otra y ninguna de ellas tiene una ventaja desde la perspectiva de la selección natural.

Modelo de neandertal en exhibición en el Museo de Historia Natural de Londres.

La simulación se hizo cientos de miles de veces. Cambiaron los valores de las variables para reflejar la incertidumbre que los científicos tienen sobre este periodo de la historia. En la gran mayoría de los casos, la simulación terminó con la desaparición de los neandertales en doce mil años. Parece que, simplemente no podían competir contra la llegada lenta pero constante de grupos de sapiens que salían de África.

Es un principio básico de la ecología: dos especies no pueden ocupar el mismo nicho al mismo tiempo. Los resultados sugieren que la ecología y la migración humana son suficientes para explicar por qué los neandertales desaparecieron. Aunque parte de ellos viva por siempre dentro de nuestro código genético.

Alternate History Hub.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: