Un ídolo inmortal | El legado de Pedro Infante a cien años de su nacimiento

Un ídolo inmortal | El legado de Pedro Infante a cien años de su nacimiento

El día de hoy se cumplen 100 años del natalicio de la máxima figura del cine de oro en nuestro país, el sinaloense Pedro Infante, quien aún después de su muerte se convertiría en un importante ícono de la cultura popular y el séptimo arte de México.

Nacido en Mazatlán, Sinaloa el 17 de noviembre de 1917, emigró desde pequeño a la ciudad de Guamúchil, lugar que él mismo consideraría su tierra natal. Desde pequeño mostró gran interés por la música y con la ayuda de su padre logró aprender a dominar varios instrumentos musicales.Posteriormente se adentró en el canto y fue puliendo su voz, sin saber que en un futuro grabaría más de 300 canciones.

Por necesidades económicas también aprendió el oficio de carpintero, mismo que le daría sustento y que le sería de gran apoyo para encarnar a Pepe el Toro, uno de sus personajes más entrañables de su faceta como actor.

Pedro emigró a la Ciudad de México siendo muy joven, con el objetivo de abrirse paso en el mundo de la música. Con la llegada del cine sonoro, las películas de la época adoptaron una tendencia musical que se convertiría en el espacio adecuado para que Infante demostrara su talento a los productores capitalinos. El camino no fue nada fácil, pero fue la convicción del sinaloense la que lo llevaría a convertirse en la figura más rentable del cine a mediados del siglo pasado en México.

Para el año de 1943, Infante firmó su primer contrato discográfico. En su primer material interpretó temas de gusto popular, incluidas Las Mañanitas. Fue su versatilidad como artista, misma que lo hacía dominar temas rancheros o complejos boleros, o en el cine haciendo llorar de emoción o reír a carcajadas a su fiel público lo que lo han consolidado como uno de los actores más completos en la historia de México.

Con 63 películas y alrededor de 340 piezas musicales grabadas, Pedro Infante dejó un legado de éxitos y un hueco en el medio que nadie ha podido llenar. Se ha convertido en fuente de inspiración para muchas figuras de la escena nacional e internacional. Una trágica muerte ocurrida el 15 de abril de 1957 en un accidente de avión, convertiría a Pedro Infante en el inmortal ídolo del cine de México.

 

Año con año se celebra de una y mil formas a Pedro Infante. En México y en el extranjero el legado del artista es homenajeado y recordado con la alegría, la pasión y ese sabor sinaloense que siempre lo caracterizó.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]