Feministas alteradas emprenden campaña contra el acoso callejero

Feministas alteradas emprenden campaña contra el acoso callejero

Un colectivo feminista se encuentra realizando una campaña que consiste en conversatorios en universidades visibilizando el acoso callejero.

La naturalización del acoso callejero es una realidad en nuestras sociedades. El problema siempre ha estado ahí, sin embargo, los usos y costumbres de una sociedad machista educaron tanto a hombres y mujeres para ver esta actitud violenta como algo común, coquetería y en algunos casos incluso galantería.

Para empezar a visibilizar y acabar con estas conductas violentas, un colectivo de mujeres feministas ha emprendido una serie de conversatorios con chicas y chicos universitarios.

Karla Galindo, comunicóloga y miembro del Colectivo Feministas Alteradas, señala que a lo largo de esta campaña se han encontrado dos puntos contrarios muy marcados.

Por un lado, están quienes ya naturalizaron este tipo de violencia y no la asumen como tal. “De repente te dicen que es una exageración y que solo se trata de un piropo: les estamos diciendo que son bonitas”.

Por el otro, se encuentran las chicas que en la mayoría de los casos revelan su incomodidad ante este tipo de acoso. “A mí me incomoda, me invade, me molesta, me hace cambiar de acera, me da miedo cuando alguien trasgrede ese espacio personal”.

Para la feminista alterada, Karla Galindo, lo interesante de este trabajo es contribuir para llegar a un punto en que tanto hombres como mujeres, vean la violencia de estos actos y se den cuenta del problema. “Lo interesante de esto es llegar a este punto en el que nos demos cuenta, le pongamos nombre y digamos: alto, este se llama acoso sexual callejero y es violento contra las mujeres”.

Vivimos en un contexto que es violento, vivimos bombardeadas y bombardeados en esa naturalización de la violencia, estamos viendo los medios a las mujeres como objetos, nos criaron viéndonos como las indefensas, entonces tenemos que empezar a cuestionarles a esos chicos que están viendo como normal decir un piropo en la calle hasta quienes se están acostumbrando y te están diciendo mírame. “Eso es violento, hay que ponerle nombre, eso se llama acoso sexual callejero y no estamos dispuestas a permitirlo”.

Entonces en la medida en que empecemos hacer que estos chicos reflexionen este tema, en esta medida empezaremos a visibilizar este tipo de violencia.

 

LO DIJO:

“Es que tú piensas que si sales a la calle alguien se sienta con el derecho de calificar tu físico, tu ropa, la forma en la que caminas. Es violento, para nosotras las mujeres es violento, no tiene nada qué ver con coquetería, con que una se sienta halagada; están transgrediendo ese espacio vital que tú tienes”.

-Karla Galindo, Colectivo Feministas Alteradas.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]