Es tan culichi | ¡Abran paso, culichi al volante!

Es tan culichi | ¡Abran paso, culichi al volante!

Si tuviéramos que citar cualidades propias de los culichis no podría quedar fuera de la lista su particular estilo para conducir. Llenos de manías que convierten las principales calles y avenidas de la ciudad en verdaderas pistas de obstáculos que evadir, ya sea entre peatones, otros automóviles, animales callejeros y señalamientos.

Una de las principales quejas de turistas internacionales y nacionales que vienen a visitar Culiacán, siempre es la forma en la que los culiacanenses manejan sus automóviles, irónicamente siempre andan alterados, con mucha prisa y sin tiempo de esperar a nadie.

Para junio de 2017, Sinaloa fue el estado con más accidentes viales de toda la república, además de ser la entidad con más muertes provocadas por accidentes de automóviles en la vía pública. Aún con los famosos retenes que no siempre son del todo exitosos. El clima de violencia es otro factor importante a considerar para los conductores ya que muchos conductores son muy sensibles a ciertas actitudes y señalamientos civiles, un ejemplo claro son los numerosos casos de intimidación a quienes hicieron un llamado de buena voluntad.

“Aquí manejan como les da la gana, como quieren y pueden”, así lo dijo María José, una ama de casa que esperó más de 15 minutos para poder cruzar una avenida concurrida cierto día que se descompuso un semáforo. El tema de la asistencia vial por parte de oficiales también es un tema que los culichis demandan, existen en la ciudad muchos lugares sin señalamientos que interrumpen y vuelven torpe el tránsito peatonal, un tema que parece ser olvidado por casi todas las planeaciones viales para Culiacán.

Si conduces por Culiacán, seguramente te ha tocado una que otra mentada o te han llovido majaderías a granel, es probable también que tú lo hayas hecho, es en cierta medida parte de la esencia de la cultura vial de Culiacán.

 

LO DIJO:

“La gente aquí parece que siempre anda enojada, como si hubiera mucho tráfico, ya ni en el DF me tocó que me gritaran tantas majaderías, los culichis no aguantan una hora pico de la capital, se enojan con el semáforo de la Obregón, imagínate, hasta 2 horas de espera para llegar a donde va”.

-Jorge Luis. Administrador de la Ciudad de México con 3 años viviendo en Culiacán.

 

Ciertamente la forma en la que la mayoría de los culiacanenses conducen vuelve el simple hecho de manejar un auto una práctica muy culichi, de la que nadie, incluso los que andan a pie pueden librarse.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]