Reflexión cinéfila | Auggie, un niño extraordinario

Reflexión cinéfila | Auggie, un niño extraordinario

Compartir:

Hablando de adaptaciones cinematográficas, existen un sinfín de ideas las cuales logran atrapar a la audiencia por el contenido y el mensaje que en la historia se ve presente. Manejando temas que son de carácter social o cultural, es que estos puntos permiten generar conciencia sobre lo que sucede en nuestro entorno.

Este es el caso de Wonder, la nueva película de Stephen Chbosky, basada en el libro escrito por Raquel Jaramillo Palacio. Extraordinario nos cuenta la vida de Auggie Pullman, un niño con Síndrome de Treacher Collins, quien a sus diez años de edad ha sido intervenido quirúrgicamente veintisiete veces. Ante esta situación, es momento de que Auggie asista a una escuela de verdad, pues está por cursar el quinto grado.

El reto del pequeño es ahora tratar de conectar con el exterior y con sus compañeros. El proceso toma sus complicaciones, pues el ambiente de la no aceptación y discriminación es fuerte.

Pocas son las cintas que logran plasmar las grandes ideas de una obra literaria. Wonder ofrece magia desde los primeros inicios de la cinta.

Stephen Chbosky se distingue por presentar una realidad no muy distante a la nuestra. No está por demás mencionar que la cinta está catalogada dentro de las cintas feel good. Lo que sobresale en Extraordinario es la creatividad que radica en el guión, pues la cinta deja a un lado los clichés, permitiendo conservar la esencia de la cinta.

Jacob Tremblay es quien da vida a Auggie y este es el acierto más latente en la película, pues realmente se percibe la nobleza que ofrece el personaje. Desde las primeras líneas conectamos con él, llevándonos a percibir cada situación en la historia de la mejor manera.

Enfocándonos ahora un poco más en la historia, concretamos que estamos frente a una de las mejores películas familiares de este año. Tal cual se maneja en el libro, en la película contemplamos varias perspectivas que van hacia un mismo fin. Esta es la magia de la cinta, ya que podemos identificarnos rápidamente con los personajes.

La historia se trata de una lección de vida, y cada uno de los eventos fortalece el objetivo y mensaje de la cinta.

Otro de los detalles que se aprecia en la película es tocar temas delicados que son presentes en la sociedad. Al ver a varios personajes y descubriendo qué hay detrás de su vida podemos comprender cada uno de puntos que a manera de preceptos funcionan para la película.

Para concluir, Extraordinario es una película emotiva que lleva hacia otro nivel el mundo de las adaptaciones literarias. Con un alto sentido humano, la cinta logrará tocar al espectador en cuanto al mensaje y los eventos que se presentan.

Stephen Chbosky logró plasmar una gran idea acompañada por elementos que son relevantes de destacar en nuestros días. Lo anterior se respalda también por cada uno de los aciertos que en la película se presentan: historia, actuaciones, guión, fotografía y banda sonora.

 

Lector de ESPEJO: esta es una película que por nada te puedes perder.

 

 

 

 



¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: