Tema de la semana | Veto, señor presidente

Tema de la semana | Veto, señor presidente

A pesar de las advertencias y el rechazo de organismos civiles, nacionales e internacionales, este viernes 15 de diciembre el Senado de la República aprobó la Ley de Seguridad Interior.

Apenas una semana después de que, durante la entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos 2017, el presidente Enrique Peña Nieto hiciera un llamado al Senado para ampliar los espacios de diálogo y acercamiento con las distintas organizaciones de la sociedad civil y enriquecer la propuesta de la Ley de Seguridad Interior, la polémica iniciativa fue aprobada con el apoyo del PRI, PAN y Partido Verde.

Así, ni la Cámara de Diputados, ni el Senado de la República, ni el poder Ejecutivo, escucharon a las distintas organizaciones nacionales e incluso internacionales que alertaban sobre los peligros de aprobar una legislación tan ambigua como la propuesta en esta iniciativa.

La oficina de Presidencia se atrevió incluso a descalificar las críticas realizadas por el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al. “No es correcto afirmar que una ley de seguridad interior afectará negativamente los derechos humanos… Rechazamos que la eventual aprobación del proyecto pueda conllevar una militarización de la seguridad pública”, fue la respuesta del gobierno de Peña Nieto.

Entre las organizaciones que se sumaron al rechazo a esta iniciativa se encuentran el colectivo #SeguridadSinGuerra; la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONUDH); el Consejo Nacional del Sistema Nacional de Transparencia y las estadounidenses Mexicanos en Exilio, Otros Dreams en Acción, Border Network for Human Rights y Border Dreamers Alliance, entre otras.

Los principales reclamos han sido su inconstitucionalidad, el peligro que supone para el respeto a los derechos humanos, la ambigüedad con la que está redactada, la ausencia de controles a las fuerzas armadas, el sometimiento de la autoridad civil al mando militar, las afectaciones a la protesta social y la ausencia de transparencia.

Luego de su aprobación, en las que el Senado rechazó prácticamente todas las modificaciones propuestas por la oposición, organizaciones de la sociedad civil nacionales e internacionales han exigido su veto por parte del presidente. Pero el veto parece improbable en un contexto donde tres dependencias como la SRE, Segob y PGR, dieron un último espaldarazo al texto que en ese momento se discutía en el Senado.

Sin embargo, en un contexto electoral hay quienes señalan que la ley configura un escenario golpista para el próximo año, mientras otros sospechan que el presidente podría aprovechar su derecho a veto como una estrategia electoral.

 

A final de cuentas, quien solo se ríe, de sus maldades se acuerda…


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]