¿Fuimos domados por los perros?

¿Fuimos domados por los perros?

Compartir:

Todo mundo coincide en que la domesticación de los perros ocurrió incluso antes del desarrollo de la civilización, a partir de lobos que merodeaban los campamentos de los seres humanos. La teoría dominante afirma que la amistad entre el perro y el hombre nació en Europa hace entre 19 mil y 32 mil años. Se afirma que los cazadores-recolectores amaestraron y domaron a las especies de lobos salvajes de las que descienden los perros actuales.

El proceso de adiestramiento fue largo y gradual. Hay consenso en considerar que un factor fundamental fue la protección frente a otros depredadores que proveían los perros, pero también intervinieron actividades como el pastoreo y la caza. Durante ese tiempo tuvieron lugar los cambios morfológicos como el color del pelaje y el tamaño de los animales.

Para los expertos, al inicio de la relación entre ambas especies, su coexistencia significaba un beneficio mutuo: los lobos obtenían los restos de comida que dejaban los humanos y estos aprovechaban la defensa frente a otros depredadores que les ofrecían los lobos al merodear en las proximidades de sus poblados.

Esto indica que no fue el ser humano quien seleccionaba a los lobos que quería adoptar para que se fueran transformando en perros, sino que la evolución se dio a través de la mutua convivencia de las dos especies.

¿Cuánto tiempo pudo haber durado este proceso? En 1959, científicos rusos en Siberia comenzaron un experimento de varias décadas con zorros. De un grupo de animales, los investigadores criaron a los menos temerosos de las personas. Después de diez generaciones, el experimento había transformado una quinta parte de los zorros.

Los cachorros tenían narices más cortas, colas rizadas, orejas más flojas, manchas blancas y los cachorros eran más juguetones. Se habían transformado en unos animalitos sumisos y adorables que amaban a sus amos, los seres humanos.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: