Tema de la semana | Los 5 principales retos en Sinaloa para 2018

Tema de la semana | Los 5 principales retos en Sinaloa para 2018

Compartir:

En los tiempos modernos no existen los años fáciles con horizontes simplificados. Cada ciclo de 365 días es un catálogo de retos, oportunidades y propósitos que apremian a los gobernantes y a las sociedades a convertirlos en escenarios optimados y destinos claros en la construcción siempre inacabada de condiciones para vivir mejor.

En ese contexto, a Sinaloa no le espera un 2018 con todo solucionado, sino al contrario, desde el primer minuto del año se manifestaron situaciones en las que el gobierno y ciudadanos tienen que ir juntos en la búsqueda de soluciones. En el momento en que falle uno o los dos elementos de tal binomio, el panorama vira hacia la frustración.

¿Cuáles son los 5 principales desafíos a vencer por el gobernador Quirino Ordaz Coppel, los 18 presidentes municipales y los sinaloenses? La primera semana de enero ya bosquejó algunos de estos:

  1. Seguridad pública. El creciente uso de armas de fuego que se manifestó en la bienvenida al año nuevo, el cierre de 2017 con más de mil 500 homicidios dolosos, así como el secuestro por parte de un grupo armado del ex militar nombrado como director de Seguridad Pública de Elota, significan indicios claros de que los sistemas de seguridad pública, el aparato policial y la militarización de las acciones de protección a la población deben ser revisadas y sometidos a un rediseño estructural.
  2. Combate a la corrupción. Un nuevo escándalo de descomposición del aparato gubernamental, que implica a servidores públicos en la legalización de autos robados, señala que la lucha contra la corrupción debe incrementar para perfeccionar los mecanismos de prevención, detección y castigo, como única forma de transformar el actual esquema en el que la impunidad alienta a personas o grupos que le ocasionan daños fuertes y sistemáticos al patrimonio del Estado.
  3. Fortalecimiento democrático. En un sistema de libertades, el oportunismo político va en detrimento de elecciones equitativas, libres y sobre todo creíbles. La oferta electoral tiende a pervertirse y la única manera de llevar mediante el voto a los mejores hombres y mujeres a ocupar los cargos públicos es mediante el fomento de la cultura cívica y el robustecimiento democrático. Llegar a un grado de madurez política donde el voto dé a cada quien lo que estrictamente se merece.
  4. Crecimiento económico. La generación de más empleos dignos, atracción de inversiones, replanteamiento de la actividad del campo con la diversificación y conversión hacia lo rentable, apoyo en vez de paternalismo paralizante a los sectores productivos para un despegue de mayor aceleración, y las alianzas para la competitividad y las exportaciones, crearían condiciones de base para el desarrollo económico y fuentes de trabajo que reduzcan la subsidiariedad a los segmentos de poblaciones hoy desocupados.
  5. Inversión pública transparente y pertinente. Romper los ciclos populistas de obra pública faraónica y reorientar el gasto del gobierno hacia infraestructura necesaria y programas sociales efectivos, le vendría bien a Sinaloa y los sinaloenses. Con recursos del erario limitados, el manejo responsable, nítido y quirúrgicamente destinado a lo esencial es la fórmula para generar desarrollo humano y económico. Además, el involucramiento de la sociedad en definir cuáles son las necesidades apremiantes, y que supervise la atención a estas, genera confianza y credibilidad en las instituciones y en quienes las presiden.

Estos 5 puntos son los que resaltan después del primer año de gobierno de Quirino Ordaz Coppel y de avances todavía inconclusos en áreas como seguridad pública, moralización de la función pública, desarrollo económico, fortalecimiento de los valores éticos y estado de derecho. Al concluir un 2017 complicado para el mandatario estatal, el año 2018 llega como el momento crucial para desentrañar el estilo y los bríos del quirinismo.

Necesidades hay más, por supuesto, pero en la medida en que sean atendidas las que aquí se resaltan, el efecto alentador se extenderá hacia tareas como salud, educación, servicios públicos, y otras. Lo que hay que ponderar es el comienzo de la oportunidad para ser mejores y tener el mejor lugar para vivir, divisa que podemos alcanzar si nos unimos y esforzamos para dárnosla.

 

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: