Carnaval Internacional de Mazatlán | Una fiesta muy patasalada

Carnaval Internacional de Mazatlán | Una fiesta muy patasalada

Compartir:

La alegría del carnaval llegó de nuevo al malecón de Mazatlán a través de su emblemático desfile, que con una perspectiva fantasiosa convirtió en un espectáculo circense las costumbres patasaladas.

Desde muy temprano las familias se fueron incorporando a los lugares que habían reservado con uno o dos días de anticipación. Ni las noticias sobre los actos violentos de una noche previa los detuvieron. De repente la avenida del mar estaba cubierta de personas, locales y turistas deseosos de contemplar las carrozas y las comparsas.

El desfile de patrocinadores anunció la llegada de los primeros carros alegóricos, los cohetes sonaron y comenzó la fiesta. Las reinas del pasado abrieron el recorrido y despidiéndose de los asistentes cerraron su ciclo para dar paso a la nueva soberana. Entonces llegó la carroza de Alexa I, reina del carnaval, y los asistentes manifestaron su alegría puesto que el transporte de la monarca llenó las expectativas de los locales, quienes habían quedado defraudados por algunos vestuarios de la corte real de las fiestas porteñas.

Las canciones de moda les dieron el ritmo a las comparsas, que bajo el tema circense y las tradiciones populares entre los porteños bailaron y prendieron el ánimo de los asistentes, mismos que se sumaron al festejo y tomaron la calle para danzar con los personajes de fábula que emulaban los jóvenes artistas.

“Mira, le arreglaron el vestido”, gritó una mujer al ver llegar a Sofía I, reina de los Juegos Florales del Carnaval de Mazatlán, quien fue lamentada durante todo el fin de semana por la elección que los organizadores tomaron para su vestuario. Aun así lucía radiante y al lado de sus princesas saludó a la multitud que le aplaudía.

Transcurría el recorrido y los enormes carros iluminaban las pupilas de los asistentes con sus miles de luces led y la forma de personajes fantásticos de Disney. La llegada del sector infantil emocionó a los más pequeños, Bella, Pinocho y los personajes de Alicia en el País de las Maravillas le dieron un toque peculiar a este carnaval, cuyo tema fue difícil de descifrar para muchos.

Ya cansados de gritar y bailar los asistentes tomaron un último impulso para recibir al Rey de la Alegría, Tulio I, quien le regresó un poco de dinamismo al desfile en su tramo final. Después de él siguió la fiesta y al final los caballos bailarines que siempre anuncian el final de esta caravana.

Entre risas, expectativas no muy altas, emociones, luces y confeti, se vivió el icónico desfile del Carnaval de Mazatlán, que como en sus inicios consiguió mezclar a todo tipo de personas, de todas las clases sociales, de todos los rincones del puerto y a visitantes del estado, nacionales y extranjeros para sentir la fiesta patasalada en todo su esplendor.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: