Alerta Coparmex sobre sesgo electoral y partidista del Ramo 23

Alerta Coparmex sobre sesgo electoral y partidista del Ramo 23

Compartir:

Al permitir “adecuaciones presupuestarias” para cumplir los objetivos de los programas, el Ramo 23 se ha convertido en un espacio creciente de discrecionalidad en el gasto público, generando graves distorsiones.

El uso discrecional del Ramo 23 del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) genera distorsiones como la utilización de estos recursos como instrumento de control político sobre los gobiernos estatales, el ejercicio del presupuesto para objetivos político-electorales y la afectación al equilibrio de las finanzas públicas, al permitir endeudamientos inoperantes para los gobiernos federal y locales, advierte la Coparmex.

En su mensaje semanal, Señal Coparmex, el organismo advierte sobre lo cuantioso y creciente del gasto de este ramo en los últimos años. Así, en el 2017 este tuvo un incremento seis veces mayor al incremento del gasto en educación; además, durante la presente administración alrededor de 318 mil millones de pesos se han transferido de manera discrecional a solo tres programas del ramo.

Quizá más grave aún es la evidencia de que este gasto se ha utilizado con sesgo electoral y partidista por lo menos durante las últimas dos administraciones federales.

“Un año antes de los procesos electorales para la Presidencia de la República (2011 y 2017, respectivamente), las transferencias en subsidios se concentran en las entidades con gobiernos estatales que comparten filiación partidista con el gobierno federal en turno”, señala el comunicado.

 

LO DIJO:

El uso discrecional del gasto no sólo implica un gasto ineficiente del presupuesto, sino que pareciera tener motivaciones de índole política electoral.

—Señal Coparmex.

 

Por último, el organismo empresarial advierte sobre la necesidad de regular este ramo con el fin de ordenar, limitar y transparentar este gasto. Entre las medidas propuestas, se señalan:

  1. Contemplarse la regulación secundaria del Ramo 23 para definir claramente cómo y a quién se otorgarán los recursos.
  2. Fortalecer el profesionalismo y desvinculación partidista, de los servidores púbicos vinculados al diseño e implementación del gasto público.
  3. Regular con mayor contundencia el destino de los los ingresos excedentes y las reasignaciones presupuestales.
  4. Conformar un Consejo Fiscal Independiente, como ya existe en casi 50 países con un mandato claro para reducir el déficit público y mantener vigente las política presupuestal del Estado.
  5. La conformación de un Catálogo Nacional de Programas Sociales, un Padrón Universal de Beneficiarios y la Clave Única de Identidad.

 

DATO:

En 2017 el gasto del Ramo 23 tuvo un incremento seis veces mayor que el incremento del gasto en educación.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: