Porque soy milenial | Tengo un buen trabajo, pero ya estoy buscando uno mejor

Porque soy milenial | Tengo un buen trabajo, pero ya estoy buscando uno mejor

Compartir:

Para el actual mercado laboral, estudiar, entender y atender las necesidades de la comunidad milenial simboliza un factor importante a considerar para evaluar y corregir errores de las prácticas tradicionales de contratación de personal.

Podría sonar un poco descabellada esa frase de que la comunidad milenial es incongruente, pero el estudio Tendencias del entorno laboral en México 2018 de Kelly Services, reveló que más del 50% de los milenials mexicanos está buscando trabajo, aunque esté empleado y satisfecho del que tiene.

Los milenials y ese romántico deseo por la libertad y la capacitación ha dado origen a una nueva tendencia que involucra la especialización en temas y labores muy específicas que cumplan con sus estándares laborales. Cada vez son más los milenials que deciden renunciar a un buen empleo porque sienten que cayeron en su zona de confort.

No están insatisfechos, ni es deslealtad, de hecho, en muchas ocasiones es la falta de control la que no estimula de manera correcta las actitudes de los trabajadores. La falta de organización, sobrecargas de tareas en tiempos poco justos o desórdenes de liderazgos son las causas más comunes para que los milenials abandonen un trabajo bueno, para buscar uno mejor.

LO DIJO:

“Los milenials están en constante búsqueda de trabajo. Prácticamente 5 de cada 10, aunque estén contentos, aunque se sientan leales, están buscando constantemente trabajo”.

-Gabriel Aparicio. Director general de Kelly Services.

 

Otros expertos como María Ballesteros del Castillo, gerente de Marketing de Hays, aseguran que los milenials buscan retos y experiencias que enriquezcan su labor de forma extremadamente específica y especializada, para poder volverse necesarios en el ambiente laboral en el que se desenvuelven y que de este modo sus empleadores lo piensen dos veces antes de deshacerse de ellos.

Entre los aspectos más frívolos de la permanencia de un milenial en un empleo es el reconocimiento, pero no cualquier tipo de reconocimiento, el reconocimiento público que genere expectativas y exponga sus capacidades, para que eventualmente estos sucesos le den cierta plusvalía como elemento de un cuerpo de trabajo.

Diversas compañías de asesoría laboral han planteado la idea de cierto tipo de negociación entre empleados y empleadores para llegar a acuerdos para que la libertad de un trabajador no se convierta en libertinaje y a la vez generar espacios de trabajo que sean un polo opuesto a una jaula de buenas ideas y proyectos.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: