Reflexión cinéfila | Call me by your name: una historia de amor lejos del cliché

Reflexión cinéfila | Call me by your name: una historia de amor lejos del cliché

Compartir:

Retomando una de las películas más sonadas en la anterior temporada de premios, en esta entrega corresponde hablar de ‘Llámame por tu nombre’, cinta dirigida por Luca Guadagnino y cuya historia se basa en la obra de André Aciman.

En la pasada entrega de los premios de la Academia, la cinta resultó ganadora en la categoría de mejor guion adaptado. Sin más, detallemos qué hace tan especial a Call me by your name.

Transcurre el verano en el norte de Italia en 1983 y todo parece marchar con normalidad en el reposo de esos días. Elio, quien siempre ha tendido a arraigarse en la música y el arte, comienza a sentir cierta inquietud ante la llegada de Oliver, un estadounidense que arriba para ir consolidando su doctorado. Inmersos en un vaivén de emociones, ambos descubrirán sentimientos ante la belleza y el proceso de descubrimiento, esto acompañado por una historia cautivadora de inicio a fin.

Cinéfilo, a lo largo de esta contienda por premiar a lo mejor del cine pudimos ser partícipes de extraordinarias propuestas explorando diversos géneros. Con Call me by your name hacemos una pausa en un drama romántico que funciona a la perfección dejando a un lado cada uno de los clichés a los que normalmente nos tienen acostumbrados este tipo de cintas.

Llámame por tu nombre es quizá una de las historias más complejas y maduras que podremos contemplar en este año, y esto se debe a la gran cantidad de aciertos que a lo largo de dos horas identificamos en la película.

Luca Guadagnino no escatimó en consolidar una historia creíble de la mano de actores que supieron llevar cada uno de sus personajes. Thimothée Chalamet, Armie Hammer y Michael Stuhlbarg se llevan los principales méritos ante sus grandes actuaciones y cada una de las emociones que transmiten al espectador. La química entre los protagonistas permite que la película se perciba con mejores expectativas.

El director logró crear una temporalidad para sumergirnos en la década de los ochenta. Cada detalle es bien cuidado: desde las locaciones, la producción, la fotografía y cada uno de los escenarios a los que recurre para desarrollar la historia.

Dentro de la película apreciamos también otro de sus aciertos: hablamos de su banda sonora. Con clásicos de F.R. David, The Psychedelic Furs, Giorgio Moroder y temas originales creados por Sufjan Stevens, logran un mayor cometido en la historia.

Call me by your name se abre un espacio entre la historia y la audiencia para otorgar el contexto con el que más se identifique. No solo se trata de una historia de amor, también apreciamos detalles que son de interés para la sociedad.

Imperdible por cada uno de los detalles que aporta al medio, Llámame por tu nombre logrará ser una de las favoritas de este 2018.

¡Lector de ESPEJO, no te la puedes perder!


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: